en Melodías y sonidos para una vida desafinada

Eva tomando el sol

Y como no teníamos apellidos,
ni hojas de parra, ni un tío concejal,
ni más Dios que Cupido
no sirvió de nada protestar.
Eva tomando el sol
bendito descontrol,
besos, cebolla y pan…
¿qué más quieres Adán?
Un juez que se creía Dios dispuso
que precintara un guardia nuestro piso
no quedan plazas para dos intrusos
en el Paraíso.

Deja una respuesta a Rosa J.C. Cancelar respuesta

¡Deja un comentario!

Comentario