¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Yo también pensaba en tu caso. No lo sé. ¿Bilingüe? Es que no terminas de coger el aire a las pestañas del firefox -hecho que, ya lo sabes, me pone nerviosa-, pero te gustaban los pinball y los juegos de motos. Además, eres el amo del DVD grabador y tienes dos blogs…
    Sinceramente, no lo sé, papá.

  2. ¡Leches!, es que mientras se dé la duda existencial que tenéis padre e hija quiere decir que todo va bien y que no andamos por el camino equivocado. Lo malo es que, para muchos que se van olvidando de lo que fueron hace no tanto tiempo, la duda ofende y no tienen nada claro el papel que deben representar unos y otros. Algunos, por desgracia, son peores y lo tienen clarísimo y su patéico complejo de inferioridad les impide tener el más mínimo vestigio de humanidad y, mucho menos, aceptar que puede haber gente diferente a ella que pueden estar intentando, junto a ellos, construir un futuro común, codo con codo. Habrá que tener paciencia y dar tiempo al tiempo para que todos entremos por esa vereda, pero mientras haya gente como vosotros siempre queda la esperanza que todo se andará, más tarde o más temprano.