en Internet, Media, Periodistas

Las injurias de Peñafiel

Al trullo con PeñafielDespués de lo de «El Jueves», ¿por qué Jaime Peñafiel está libre?

¿No se mete cada semana con la Corona, especialmente con la Princesa de Asturias, en los programas del corazón? ¿Letizia Ortiz merece protección si le hacen una caricatura pero no si se denosta en cada aparición televisiva?

¿El juez del Olmo no piensa tomar medidas? Además, ¿desde cuándo informa de las diferentes casas reales con total impunidad?

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Rosa, no creo que nadie deba entrar en este círculo que trazas, porque entraríamos en «su» círculo. Defendamos la libertad de expresión sin comparaciones, porque tanto derecho tiene Letiicia como Jaime como los bloguers a los que conectas. Si entramos en el «pues anda que tú» estamos pallá.
    La libertad de expresion no tiene, o no debería tener en una sociedad totalmente libre, apellidos.

  2. Paco, esto de Peñafiel no deja de ser una broma.
    Tienes tazón en lo que dices, que ha de ser lo mismo para todos y por ahí tiramos. Yo no quiero que detengan a Peñafiel, sino que nos midan a todos igual. Otra cuestión que me molesta es que en los programas del corazoneo se es culpable de las acusaciones hasta que demuestran lo contrario, para ello ponen el teléfono de afectados. Si no llamas, eres culpable. Si llamas, peor aún, les haces el juego.

  3. Por favor, Rosa, déjamos a Jaime Peñafiel libre que es único que les da caña a esta gentuza. No sólo a ellos, sino a la corte de zánganos titulados a los que el periodista granadino viene breando. El talego, palabras mayores, para los delincuentes.El zorro Jaime sabe mucho y lo que pasa es que esta gente, vulnerable como cualquier mortal, no se atreven con él, pues tiene mucha información, luego mucho peligro. Sí es verdad que el rasero debiera ser igual para todos, pero entre rejas un periodista por decir la verdad: NO.

  4. «El Jueves» da un paso atrás.
    La revista satírica ‘El Jueves’ ha dado a conocer en su web la portada elegida para su edición del miércoles. Bajo el título ‘¡Rectificamos! ¡Esta es la portada que queríamos publicar!’ aparecen los Príncipes de Asturias como una abeja y una flor, recurriendo al clásico símil de la semillita. Los responsables de la polémica viñeta, que le valió el secuestro de la edición del pasado número, declararán ante la Audiencia Nacional como presuntos autores de un delito de injurias a la Corona.

    Me parece bien que rectifiquen, pero lo están haciendo con demasiada elegancia.
    En su lugar yo hubiera repetido la portada anterior pero con ciertas zonas «ocultas» o por un parche negro o por un mosaico tipo televisión.
    ¡Y unas enormes tijeras de regalo!
    ¡La censura vuelve en España por sus fueros!

    Carlos Menéndez
    http://www.creditomagazine.es

  5. Una cosa es la libertad de expresión y otra el libertinaje de expresión. No se puede admitir que cualquiera pueda prejuzgar el comportamiento de otros poniendo en su boca palabras que no ha dicho con la intención de injuriar , y menos aún hacer dibujos escatológicos de mal gusto y faltos de un minimo de buen gusto.