en Las chicas son guerreras, Libros, letras y sueños de papel

Salvar la ILE

Tuve una profesora, dura como ella sola, Concha Núñez Rey, que nos hizo amar la literatura, la democracia y las libertades. Como los amores que dejan huella, este descubrimiento se nos quedó tatuado en el corazón. Como signo de identidad de los que quedábamos flasheados por su manera de desgranar las esas páginas llenas de letras.

A medida que nos descubría un autor, nos brotaba el mismo comentario: «Este, este es su favorito». Y terminábamos pensando eso de Juan Ramón, de Machado, de Unamuno, de Rubén Darío… Ponía una serena pasión en su trabajo y con el paso de los años descubrí que, a pesar de su dureza -gracias por llevarnos al mundo real- nos enseñó a leer y comprender casi cualquier cosa.

Ignoro su paradero. Quizá ni me recuerde, pero la imagino con una serena satisfacción con ese republicanismo cívico que tanto se debate. Me acordé de ella con este post de los amigos de Madrid Me Mata, seguro que se indignaría con la manera en que se está perdiendo la Institución Libre de Enseñanza de su adorado Giner de los Ríos, la del abuelo de Machado, el germen de tanta cultura. Hay que salvarlo.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Concha tuvo hace unos años problemas de espalda y fue operada con éxito. Ahora ejerce de profesora de Lengua y Literatura en un Instituto del centro de Madrid. Claro que hablas de una época diferente a la actual, eráis alumnos de COU con programa de Literatura de COU.

  2. Veo que concha nunca deja indiferente a nadie. Tambien fue mi profesora en 1º de BUP hace años… aissss! que recuerdos, creo que las unicas clases de literatura que me gustaron a lo largo de mis estudios fueron las suyas. Ya me gustaria volver a saber de ella. Nunca olvidare el grupo que formo con nosotros de miniactores, fue inolvidable… Representamos lo que se llamo «Pastiche poético entre el dolor y la risa».

    • Yo tuve la suerte de disfrutarla como profesora e inagurar con ella el INB Hortaleza I. No recuerdo el año pero 1985 +ó- representamos ese pastiche, con el romance entre el amor y la muerte o instrucciones para subir una escalera entre otros. Que gran profesora, que buena persona.

Webmenciones

  • Rosa J.C. » Blog Archive » La cultura se queda sin sitio 20/11/2016

    […] un Gobierno tan preocupado por el republicanismo cívico se olvida de salvar la casa del poeta, los resquicios de la ILE, los cines y los […]