en A flor de piel, Toros y taurinos

Solidaridad, desastres y toros

En la portada de Le Figaro de este jueves venía una foto gigante de Víctor Puerto, lógicamente era para hablar de antitaurinismo. En Francia se reabre el debate «toros sí, toros no».

No sé por qué me vino a la mente al saber del nefasto terremoto en Perú otra catástrofe de cuando era enana: El Nevado del Ruiz. La niña, entera y serena, que se despedía mientras el agua le acariciaba a la nariz, removió conciencias. ¡Hasta las de los taurinos! Y tiraron de esa solidaridad que tanto cacarean y tan poco predican. Las Ventas acogió un festival en el que Antoñete, amo y señor de Las Ventas y aledaños se entretuvo en dictar otra de sus clases magistrales. No contaba el maestro con un pipiolo Joselito. Salieron hablando de él, de cómo toreaba el crío y quizá nunca se lo perdonó mi torero -el Emperador romano con mechón-, pero la fiesta salió ganando.

Me temo que no está la cosa como para montar un festival al mismo nivel, pero… ¿se les ocurrirá a los taurinos del siglo XXI ayudar? ¿Se quedarán anclados en su endogamia o tendrán olfato para saber arrimar el hombro y dar una imagen sincera, cercana y solidaria de los que aman la fiesta?