en Así no, Pongamos que hablo de Madrid, Visto por ahí

El lamentable estado de Barajas

Gajes del oficio me llevaron ayer a Barajas, pero no a la flamante T4, sino a las terminales «de toda la vida». Se encuentran en un estado lamentable y casi vergonzoso. Para alguien que aterrice en España por vez primera tiene que ser una cuestionable imagen la que se lleve de nuestro país.

Si vas en Metro, nuestra amiga Espe te hace pagar un suplemento al que denomina «servicio especial». ¿Especial por qué? ¿Por llevarme a donde quería? Toma ya, un eurito. Y si no lo pagas te quedas delante de los tornos con cara de gili.

Toma impuesto

Sigamos, ¿a quién se le ocurre acometer obras en agosto? Precisamente cuando más tráfico soporta.

peligroquepasa.jpg

Te obligan a meterte en zonas donde el casco es obligatorio para ir a una terminal.

pasarporobras.jpg

Y como no hay zonas de descanso con tanto cascote suelto, la gente se echa en las escaleras.

dormir.jpg

No se trata de un creativo remate en el techo, sino de cables sueltos colocados con un aire Agatha.

pasillocreativos.jpg

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. En mayo descubrí el nuevo «impuesto revolucionario». Tenías que comprar un ticket con el suplemento para abandonar el metro y entrar en el aeropuerto. Se veía a ls guiris y foráneos confusos ir de un lado a otro.

    Para salir del aeropuerto y entrar en el metro era aún peor. La mitad de las máquinas fuera de servicio o con problemas para aceptar billetes. Unas colas y una confusión general.

  2. Yo estuve a principios de julio y pensé lo mismo. Lo del metro no tiene nombre. Por que no te lo hacen pagar a la entrada como sucede en todas partes?? Si vas con el tiempo justo te acuerdas de la familia Aguirre Gil de Biedma en alusiones claramente despectivas. Ya se sabe que las obras son desagradables, (que me lo digan a mí este verano) pero el estado es lamentable. Cuando yo estuve no había ni un triste banco para sentarse. La gente se sentaba en el suelo!! No nos quejaremos demasiado vehementemente, por que en todas partes cuecen habas. Está fino el de París… No me hagan hablar, que también tiene guasa, pero guasa de la gorda. Digo…

  3. Siempre es un honor que te reseñe alguien de tanta fama =)
    Ahora que leo tu artículo, creo que se me olvidó lo del «impuesto revolucionario». Una pasada, cierto. Nosotros íbamos avisados, pero había gente que no había comprado el billete suplementario y estaba discutiendo con los seguratas en los tornos del aeropuerto. En fin, cosas de la Marquesa.

  4. Y de la señalización mejor no hablamos. ¿Cómo es posible que en países donde no hablan mi idioma encuentre perfectamente la salida y el aeropuerto de la capital de mi propio país me pierda dando vueltas?

  5. Te cuento una anécdota. Hace unas semanas, en un informativo salieron unas imágenes de una de las antiguas terminales de Barajas y esta era la conversación de dos familiares míos:

    -¿eso dónde es?

    -Eso tiene que ser algún país latinoamericano.

    No comment…

  6. Qué sería de nosotros sin los periodistas. Yo estuve hace menos de un mes en esa terminal y vi lo mismo que tú, amiga Rosa….. creo que ni me inmuté…. «Spain is different» I suposse….Pero si.. la situación es lamentable.

    Besox.

  7. Es cuestión de «esquemas», supongo que los «creadores del suplemento» no suelen ir al aeropuerto en metro, nunca entenderán esta polémica.