¡Deja un comentario!

Comentario

22 Comentarios

  1. ¿Y por qué ha de parecernos anormal?.

    Desde que el mundo es mundo, para satisfacer las ambiciones de los fuertes, pagan los débiles.

    Esa imagen no es más que la misma estampa que la de la población mundial, con una «pequeña» diferencia: la gran mayoría son gente tirada en bancos, y sólo «unos pocos» leen quinielas o toman algo…

  2. Rosa, este chico vive en el barrio -a veces en pensiones, a veces cuando la curda es muy gorda duerme en el banco-, trabaja en las obras de por aquí y de cuando en cuando, como anteayer, se curra una borrachera tremenda con los colegas, una panda muy curiosa de gente de distintos países del Este venida a probar suerte en la construcción.

    Sinceramente, conociéndole, habiéndome tomado alguna caña con él, no me resulta escandaloso o moralmente indignante que duerma la moña en el banco. No le veo ni como una víctima ni como un criminal.

    Y te lo dice alguien que si que ha dormido en la calle…

  3. Eso puede ser porque aunque sea pleno centro… en realidad es un barrio muy barrio. A veces te sientes parte del mobiliario urbano. Están los que vienen, los que pasean… y la gente del barrio cada uno siempre en alguno de sus, siempre los mismos, sitios. No deja de tener su encanto. Es como un juego de la oca.

  4. Rosa y David, los dos tenéis razón. Para el que conoce al sujeto, la motivación del tío echado en el banco borra el elemento «capitalismo explotador». Para Rosa, la indiferencia del entorno humano –que probablemente conoce al sujeto como lo conoce David– es lo que llama su atención. Es el hombre invisible desde dos ángulos diferentes, el conocimiento del sujeto por los demás actores de la escena y la ignorancia de la periodista de esa circunstancia. Unidas las dos visiones, completan la realidad. Me recuerda cómo enseñaban en la antigua Tebas a los niños en el Templo de Luxor. En una sala había un cuadro en relieve policromado que representaba al faraón pescando con asagaya en el Nilo. Pero solo se veía el agua ondulada, los peces y unos papiros. Al año siguiente, se estudiaba la otra cara de la pared donde también se representaba al faraón pescando en el Nilo. Esta vez no se veía el agua, ni los peces, ni los papiros. El recuerdo del pequeño Her-Bak, fundía las dos imágenes, separadas por un año, en su mente y tenía el cuadro real. Se proyectaba lo estudiado un año sobre lo estudiado en el siguiente. Rosa y David, dos caras del mismo cuadro. Perdón por la extensión.

  5. Increíble la reflexión!! gracias a Rosa he «conocido» al señor Meneses un poco más y cada día mi admiración a ambos crece un poco más.

  6. Me han llamado para preguntarme que quien es Her-Bak. En el antiguo Egipto, Her-Bak significaba «garbanzo». Si tomáis un garbanzo entre vuestros dedos veréis que el canto es el rostro del dios Horus, el halcón, el único ave que caza de abajo arriba, mirando al sol sin parpadear.Para los antiguos egipcios, por esta razón, simbolizaba «la Verdad».

    Es el nombre del personaje de «Her-Bak», el célebre libro de Isha Schwaller de Lubicz, matemática y egiptóloga francesa (Maspero Editores).

  7. Yo siempre habia entendido que el halcon peregrino cazaba lanzandose en picado contra la presa esto es de arriba abajo

    Ahora quizas en egipto lo hagan de otra manera.

  8. Simio, no soy especialista en cetrería pero creo que hay numerosos tipos de halcones. El que adoraban los egipcios quizá no tenga nada que ver con el peregrino español. ¿Sabes que el gallo en Europa canta al amanecer ? Pues en Oriente Medio lo oyes cacarear a la una o las dos de la madrugada. Quizá de ahí viene lo de la Misa del Gallo a medianoche.

  9. Ni pena, ni lastima, me da este tipo, mas bien yo me doy pena y lastima……….

    Soy devorado por el feroz capitalismo,donde se encuentra mi vida y los que estan a mi alrededor.

  10. Buenos días!! Rosa, soy el corresponsal de la VOA en Madrid. Sí un españolito corresponsal de la radio del Imperio yanquee, jajajaja. Estaré esta tarde en el Beer and Blogs, así que aprovecharé para saludarte. Jaja como no nos conocemos te diré que llevo una camisa blanca con llamativas letras en verdes que pone spanish jajaja

  11. Rosa, cómo hago para apuntarme al wiki y que me den la cerveza, jajajaja.

    Tienes mucho trabajo hoy? Prisa no perdona, jajaja. Cuando yo era becario en la SER, me faltaba llevarme el saco pa dormir, aunque bueno encantado, al fin y al cabo, son de los míos. Jeje

  12. Dale a «edit wiki» en el lateral izquierdo de la página, la dirección está en el minipost sobre el beers&blogs… De todos modos, ahora te escribo porque seguramente no pueda ir.

  13. La idea es que las víctimas del halcón egipcio esperaban los ataques de arriba abajo. Como dice Simio al hablar del halcón peregrino. De ahí la peligrosidad del halcón que atacaba de abajo a arriba. Para ello Horus necesita mantener los ojos bien abiertos aunque esté recibiendo los rayos del sol directamente sobre su pupila.
    En mi revista Cosmópolis, tuve como símbolo el «cartucho faraónico» de Horus, por simbolizar la búsqueda de la Verdad.

    Gracias David por la oferta pero solo sé de egiptología lo aprendido en unos siete años vagabundeando por la región.
    Un post sería excesivo pero alguno sobre el matrimonio Lubizc si lo haré….le conocí a él en El Cairo en casa del Primer Secretario Alberto Pascual, con las venecianas echadas para protegernos de la tórrida tarde veraniega y bebiendo varias botellas de coñac 103. Al coñac español, José María Pemán lo quiso bautizar «jeriñac», por proceder de su tierra jerezana. Fracaso rotundo del españolismo exacerbado.Lo hacía por vengarse del «Sherry», olvidando que en tiempos de Shakespeare, se decía Xerés, de donde, fonéticamente, los grandes bebedores de este delicioso vino, lo llamaron «sherry». Mis amigos iraníes dicen que viene de Chiraz (Irán). Las bodas entre productores e importadores dieron nombres tan poco hispanos como Osborne, Byass, Domecq (de cuando Aquitania era inglesa).

  14. Pedro Cluster no tiene blog no tiene asociación no es indigente no es periodista es un comecial de publicidad