en Media, Periodistas

Un día con Juan Pablo Meneses

Estuve en su charla hace ya año y medio, pero no en el taller. Enrique me ha prestado el libro de Juan Pablo Meneses -lo del apellido y el gusto por este oficio es fruto de la casualidad-.

Me han llamado atención algunos pasajes y consejos:

Rápidamente nos daremos cuenta: se necesitan los mismos elementos para asaltar un banco que para escribir una pieza de periodismo narrativo.

Hay que tener claro que el cronista no es un ser venido desde Marte, por mucho que Bradbury haya popularizado sus “Crónicas marcianas”. Desde siempre, y tal como ya lo dijo Tom Wolfe, el periodismo es un oficio. Y se aprende ejercitándolo.

Nunca es fácil salir de una historia. Ni en las relaciones de parejas, ni en el reporteo de una crónica. Cuando uno se involucra, nunca deja completamente un tema. Y el cronista, a diferencia del reportero o del novelista, debe involucrarse: meter los pies en el barro, las manos en la masa, y la cabeza en la boca del león.

Todo lo planificado puede cambiar en una esquina, y el que no tenga cintura para las eventualidades, debe comenzar a ejercitarse hoy mismo.

Las historias no llegan cuando uno quiere, pero siempre aparecen si uno espera.

Hace mucho rato que la tecnología se transformó en un formidable tema del cual escribir. Con el avance tecnológico, llegó la enceguecida carrera por tener la última novedad en un planeta que se acelera sin pausa. Los propios cronistas, cada vez contamos con má elementos digitales para nuestro trabajo. Grabadoras de audio, filmadoras, cámaras de fotos. Todos elementos que podemos subir a nuestros blogs, mandar por emails, o archivar en nuestras laptops. Escribir de la revolución tecnológica es seguir los pasos de quienes el siglo pasado escribieron de las revoluciones latinoamericanas las revoluciones estudiantiles europeas. En diez años la tecnología es capaz de cambiar varias veces nuestra vida.

En la medida que le damos normalidad a lo excéntrico, vamos limpiando la historia de amarillismos, despejamos el polvo de las emociones.

También su moraleja final: no te dediques a esto, no seas freelance ni de coña. Pero si lo eres, serás bienvenido a medias; es un mundo individualista. Aún así, suena tentador.

Deja una respuesta a krach Cancelar respuesta

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Siempre dije que se empieza de «free-lance» porque eres desconocido y nadie te contrata. Tu buscas la noticia, la cazas y la llevas a la redacción, del medio o de la agencia que elijas para representarte. Cuando le has costado mucho dinero al medio, te contratan para ahorrarse pasta. Con sueldo tienes que ir a conferencias de prensa, fotografiar a la cantante de medio pelo o cualquier otra chuminada. Eres un «mandao» pero te vas haciendo un nombre. Entonces dices «Ciao!» y regresas al «free-lancing». ¡Ya eres Sebastiâo Salgado!

  2. Es curioso, lo que dice Enrique pasa en muchas profesiones: empiezas de «autónomo» porque no tienes experiencia y nadie te contrata; cuando ya eres útil a las empresas, te meten en plantilla; pero al cabo del tiempo, si eres bueno en tu trabajo y tienes un poco de ambición, te vas de la empresa porque se te queda pequeña y vuelves a ser «autónomo».

  3. Mmmm, no lo tengo tan claro. Tengo más de un amigo freelance que vive tan jodido como si estuviera en plantilla, y salvo una excepción, pocos pueden elegir los trabajos o ganan más que los que están en redacciones. Y eso que más de uno tiene nombre. Otra cosa ya son los columnistas… pero ésa, me temo, es la excepción a la regla.

  4. Es muy cierto lo que dicen Enrique y el brujo, aunque a veces no es tan sencillo planear eso modo de trabajo. En Argentina es muy difícil entrar a trabajar en planta en un medio pero también es complicado ser Free lance! Todo es tan fluctuante y disperso que es muy difícil lograr tener cada mes un ingreso que te permita vivir. Lo importante es ser constante y fijare el objetivo de llegar, de trabajar y de conseguir el objetivo. sls

Webmenciones

  • Asaltantes | Pensamientos Despeinados 02/10/2007

    […] – Juan Pablo Meneses, en el libro de su taller sobre Periodismo Narrativo en el VII Congreso de Periodismo Digital de Huesca | Vía Rosita […]

  • Un gran golpe | Pensamientos Despeinados 02/10/2007

    […] – Juan Pablo Meneses, en el libro de su taller sobre Periodismo Narrativo en el VII Congreso de Periodismo Digital de Huesca | Vía Rosita […]