en Con la música a otra parte, Melodías y sonidos para una vida desafinada, Política

A vueltas con el himno

Lo del himno prefabriado tiene guasa. ¿Por qué tiene que hacerlo la SGAE? ¿Por qué queremos un himno si a mi me mola hacer letras alternativas? Hasta en neatorama lo comentan.

Leyendo los diarios de motocicleta del Che me gustó esta anécdota:

Los campanarios de la catedral, derribados por el terremoto de 1950, había sido reconstruidos por cuenta del gobierno del general Franco y en prueba de gratitud se ordenó a la banda ejecutar el himno español. Sonaron los primeros acordes y se vio el bonete rojo del obispo encarnarse más aún mientras sus brazos se movían como los de una marioneta: «Paren, paren, hay un error», decía, mientras se oía la indignada voz de un gaita: «dos años trabajando, ¡para esto!». La banda -no sé si bien o mal intencionada-, había iniciado la ejecución del himno republicano.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Esa anécdota me recuerda a una final de Copa Davis en Australia Cuando el trompetista en cuestión se puso a tocar el himno de Riego. Lo mejor el himno. Lo peor, la cara de incultos estupefactos de los jugadores españoles que se miraban con cara de «¿qué coño es esto que suena?.
    Dios mio…si en mis tiempos de atleta me hubieran puesto ese himno, mi puño se habría ido directo al parietal y mi piel hubierase erizado hasta nieveles desconocidos.

  2. Esto del himno me parece que va a ser un bluff tremendo, al final nos quedamos como estamos, que tampoco es que esté tan mal, no pasa nada porque no tenga letra :-)