en A flor de piel, Fotos, PTlife

Los santos de mi cuarto

Mi habitación no tiene muchas imágenes. Sólo un cuadro, con una foto encima de una encina y su reflejo. Una castigada boca abajo en la mesilla de noche, es un guiño en un paseíllo con una promesa perdida «pero tú no quisiste», dice. En la estantería, a modo de altar, sólo una. Es cierto, los toros son de derechas. Como el Che. Un extremista.

El Che en las Ventas

¡Deja un comentario!

Comentario

15 Comentarios

  1. Joder Rosa, gran foto!
    He visto que el fotografo es Fernando Botán, pero no sé donde está tomada.
    Por cierto, ¿sabes si Ernesto se marcó unos pases? :)

  2. Está en una barrera de Las Ventas por lo que es imposible que saliese. La foto, como bien dices es de Botán. A los toros lo llevó Domingo Dominguín que lo tenía en Carabanchel viviendo con él.
    Hizo escala en Madrid para ir a Egipto donde después se encontró con Enrique, pero bueno, eso ya os lo cuenta él.
    Me resulta curioso que la ropa del Che se nos hace tan normal, por haberle visto casi siempre en uniforme, y si te fijas en los de las filas de atrás…

  3. Rosa, hija, ¿pero tú sabes bien lo que significa poner una foto del revés? No le arriendo la ganancia al retratado, ese no levanta cabeza. Por cierto, peque, no enredes con esas cosas.

  4. Rosa, nena, ¿pero tú sabes bien lo que significar (y lo que puede traer consigo) poner una fotografía boca abajo?. No le arriendo las ganacias al retratado, ese puede que no levante cabeza de por vida, jajaja, como espero.

  5. Yo en mi habitación solo tengo una foto, delante de un cinqueño, pero esta ha estado mucho tiempo de fondo de escritorio.

  6. Rosa, del mismo amigo común que la digitalizó y me la pasó a mi, él la tiene colgada junto a cuadros de Esplá y unas banderillas republicanas, preciosa su habitación.

    Por cierto Dani, es una barrera del 1, se ve al fondo el tapiz del palco del ayuntamiento y eso creo que ha estado así siempre.

  7. Tranqui, Rosa, que alguno que tú y yo sabemos no es que merezca que las chicas juguemos a enredar con su fotografía en nuestros respectivos dormitorios -lagarto, lagarto- es que se merece ser puestos en una pira dada de fuego.