en A flor de piel, Fotos, PTlife

Los santos de mi cuarto

Mi habitación no tiene muchas imágenes. Sólo un cuadro, con una foto encima de una encina y su reflejo. Una castigada boca abajo en la mesilla de noche, es un guiño en un paseíllo con una promesa perdida «pero tú no quisiste», dice. En la estantería, a modo de altar, sólo una. Es cierto, los toros son de derechas. Como el Che. Un extremista.

El Che en las Ventas