en Internet, Media, Pongamos que hablo de Madrid

La nueva web del Museo del Prado

Alberto Caballero fue el profe que me aficionó a visitar el Museo del Prado como se comen los quesitos del Caserío, sin motivo y en porciones. Cada tarde un tema, un pintor, una época… Pero siempre pensado, con la digestión de la lección hecha.

El Museo se ha puesto al día, no sólo con el edificio nuevo, también en Internet. Falta hacía. Ahora bien, ¿era necesario poner una marca de agua tan molesta en cada cuadro? ¿Tanto temen a Internet? El día que las instituciones se den cuenta de lo que se están perdiendo quiza la distancia sea demasiado grande.