en PTlife

Mahou cinco estrellas

Al llegar a casa me encontré un montón de ramos de flores. Esto es que se van al pueblo, pensé, pero… algo no encajaba. Sobraba un ramo y faltaba un botellín.

Abuelo CarmeloMe vi en la obligación de recordar a mis padres una conversación de la infancia porque parece que no aprenden. Fue en ‘el cancho’, cuando pasaban con unos ramos «tres marías» por la carretera, camino del cementerio: «María, a mi, cuando me muera no me vayas a hacer como esas. Que le hacen la vida imposible al marido y luego le llevan flores. A mi me llevas una Mahou».

Desde entonces, este es el mejor homenaje a mi abuelo Carmelo. Quizá no lo sepais, pero muchas de mis manías, tics, gustos y valores vienen de él.

Al fin y al cabo, ¿cuándo nos importó el que dirán? Si siempre fuimos de esas familias que por respeto apagábamos la tele cuando pasaba la procesión y pasábamos de todo lo demás.

¡Deja un comentario!

Comentario