¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Mujer… quizá no ese día, pero si puede que otro… ¿no?

    Vamos.. anda que no me gustaría a mi, encontrarme uno como esos, muchos días cuando sales de coña que me comería un buey por la pezuñas…

    Todavía recuerdo, que una cosa que más me gustó de irme de casa de mis padres, fue, que cuando volvía de farra, me podía preparar un par de huevos fritos, jejeje…

  2. Te voy a contar la verdadera historia de ese puesto:

    Durante el verano, la Cartuja es una de las zonas más ambientadas para salir por la noche. Justo enfrente de Canal Sur está una de las terrazas más de moda. Ahora, en invierno, sólo hay dos locales en la Cartuja pero que sólo se llenan viernes y sábado.

    Y ahora te contaré mi experiencia: resulta que en una de esas noches en las que salía de la radio tarde y sin haberme dado tiempo de cenar me dirigí a ese puestecillo… Una hamburguesa de pollo, pedí. La misma hamburguesa que hizo que, en los días siguientes, mi estómago tuviera no muy gratos recuerdos para la madre y el resto de la familia de los propietarios…

    En la RTVA me advirtieron, pero, ya se sabe… cosas de novatos… De hecho, la primera pregunta que me hicieron al día siguiente sin saber nada fue «¿qué tal tu estómago?»

    Al final, por exceso de trabajo no he podido participar en el EBE07… Lo que más me ha fastidiado es que no nos veamos… :( Espero que sea otra vez y pronto…

    Un besote!

  3. Pues todavía me acuerdo de las colas para acceder a los conciertos en Palenque o en el Auditorio…

    Esos puestos hacían el agosto a base de hamburguesas de mala calidad a precios que rozan el robo a mano armada.

    Esa foto me recordó la película «La Furgoneta», una comedia británica de dos amigos que quieren hacerse ricos vendiendo bocadillos a las puertas de las discotecas. Te la recomiendo.

  4. Anda si esa furgo es la que estaba antes en la puerta de Boss! Habría que darles un premio, sobre todo cuando se invitan a los que salen tiesos de la disco pero no lo saben…

  5. Yo también estoy acostumbrado a ver este tipo de chirringuitos por la ciudad de Sevilla, normalmente están en zonas de movidas, cerca de una discoteca como comenta Jero.
    Hace un par de días me llamó la atención que en otra esquina de Sevilla, cercano al recinto ferial, estuviera un quiosquete similar a éste perenne durante todo el año. Y es que no son muchos pero «haberlos hailos».

  6. yo lo vi de vuelta al hotel y lo flipé… es verdad que en alguna ocasión (un poco más tarde) no hubiera venido mal… pero por las advertencias mejor no