en América Latina existe, Bolivia cambia

Un referéndum envenenado

El malestar con Evo Morales en Bolivia es más que patente. Parecía que el «No» cosechado por Chávez iba a bajar el tono de crispación en Bolivia, pero no termina de ser así. El próximo día 14 será clave para ver qué pasa finalmente con la nueva Constitución en ciernes. Un proceso eclipsado por esta consulta al pueblo para saber no sólo si se está de acuerdo con las reformas del presidente, sino también con los nueve gobernadores.

Desde los sectores críticos con Evo se ve a Venezuela con cierta reticencia y no les falta razón. Si el pueblo aprueba al presidente y la gestión de MAS seguirá adelante, si no… ¿reconocerá la derrota al estilo Chávez? ¿Dirá que fue una «victoria de mierda» como el vecino del norte? Son difíciles las salidas de esta encrucijada.

Lo que queda claro es que así, en este ambiente, Bolivia no puede desarrollarse.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Buen seguimiento que haces Rosa de las cosas que se publican en blogs sobre el país. Terminarás por ser una de las personas mejor informadas sobre lo que se opina en Bolivia. Felicidades por ello y gracias, que bien nos ayuda. Y cuando vayas a venir confirma itinerarios para estar pendientes y poderte apoyar en lo que precises.

  2. Inmsomiaco, pronto nos conocemos.
    Julio, gracias por dejarte caer por aquí. Aún no sé el plan final. Me lo tiene que pasar Sebas. En cuanto lo tenga, te lo hago llegar.

  3. El presidente PopStar habla de un periodista amigo en ese video, Lugo Galicia (son sus apellidos). Y el problema es que se molestó porque el periodista detalló cómo el presidente fue convencido el domingo para que aceptara los resultados que le adversaran.
    Diciéndole «mierda», el nuestro PopStar no hace más que darle la razón a Lugo cuando describía lo iracundo que se puso la noche de los resultados. Que el Presidente haya salido con su Alto Mando militar después de una derrota civil, es para pensarlo. Sobre todo porque todos son obligados a decir «Patria, Socialismo o Muerte. Venceremos», como a muchos ciudadanos empleados de ministerios, instituciones y universidades del Estado… y resulta que entre esos puede estar el que filtró la información.
    ¿Qué decir? Salvo que traten de salvarse antes de que Bolivia sea una alcaldía más de Venezuela, como parece serlo en el discurso político.

    Si así fue la mierda… no queremos saber a qué le olió la derrota.

  4. Hola Rosa, también sigo tu blog. Me parece muy parcializada tu visión sobre lo que pasa en Bolivia, como si de pronto no existieran oligarquias latinoamericanas movidas por su racismo, como si la CIA no actuara (y asesinara) por estos lares desde mediados del siglo pasado, en fin, tu interés por Bolivia mas parece un desinterés por buscar la opinión de la otra parte.

    Saludos desde Perú y mi solidaridad con la democracia boliviana.

    una cita sobre las oligarquias:

    «¿Quiénes eran esos que tan desaprensivamente, y lo peor de todo, sin necesidad, como diría el poeta, entregaron al extranjero las fuentes de riqueza del país? ¿Quiénes eran esos que mantuvieron al pueblo del país en la ignorancia, la pobreza y la miseria, mientras ellos no hacían otra cosa que pasear, divertirse, Viajar, añorar París-Londres y menospreciar todo lo nuestro, al mismo tiempo que lo malvendían a precio de baratillo? ¿Quiénes eran, y cómo eran esas gentes «bien», esa «clase ilustrada», esa oligarquía criolla, que viviendo aquí vivieron de espaldas al país y que hicieron lo indecible para crearnos, como pueblo, un complejo de inferioridad en cuanto se relacionara con nuestra capacidad de trabajo inteligente y de industria creadora, empeñados en convencernos de que sólo teníamos aptitud para ser labriegos y pastores? Y ellos, ¿para qué servían?.»

    ARMANDO CASCELLA. La traición de la oligarquía. Capítulo I. EDICIONES MUNDO PERONISTA BUENOS AIRES-I953-ARGENTINA

  5. Perdona, Julio, ¿cómo va a ser parcial mi visión si aún no está formada? Apenas he hablado por aquí de Bolivia, pero sí me estoy documentando de manera intensa.
    Cuando comience a escribir sobre el tema «en serio», acúsame o críticame como creas, lo encajaré y aceptaré, pero creo que aún es prematuro. Aquí todo, de lado, este tema, pero podría hacerlo con los del otro lado.

    Veo a Bolivia en una encruzijada difícil de solucionar. Una izquierda en un extremo y una derecha en el otro no se quieren entender, mientras tanto lo paga un pueblo que pasa de la ilusión a la desilusión en muy poco tiempo. Veremos…

  6. Afirmar «El malestar con Evo Morales en Bolivia es más que patente» suena a que estas o muy enterada o parcializada.

    Sonaría distinto si pusieras «según los 3 blogs que visito, el malestar con Evo Morales en Bolivia es más que patente.»

    No le hagas el juego a la oligarquia racista y al neoliberalismo y sus «politicas de estado» que en la región viene matando a millones de seres humanos.

  7. Perdona, Julio, pero visito bastantes más de tres blogs, tengo muchas más fuentes y no, no soy precisamente amiga de la oligarquía racista. El malestar existe o no había referéndum. ¿Qué pasa? ¿Evo se inventa un referendum por capricho o para tomar el pulso a su sociedad?

  8. Que bueno, si no me equivoco es la primera vez que escribes la palabra oligarquía en este asunto, te falta mecionar solo a la CIA. Un lector desprevenido que aterriza en tu blog puede pensar que el lío solo tiene que ver con Evo y la «oposición».

    Apropósito del Referendum, aquí en Perú un oligarca (Antero Flores Araoz, ex congresista) declaró que «no se le debería preguntar(en referendum) a las llamas y vicuñas» sobre un TLC con EU. Es dificil dejar el subdesarrollo con este tipo de gente que ha tenido el poder por siglos.

    En youtube he subido la opinión de Joaquin Sabina sobre la realidad de exclusión y racismo que cualquier extranjero puede constatar estando un par de semanas por esto lares. Lo puedes encontrar con las palabras: joaquin sabina racismo peru o en el link: http://youtube.com/watch?v=VNieelQ1-AQ

    Saludos

Webmenciones

  • » Ahora Bolivia 08/12/2007

    […] está convulsa, muy convulsa. Parece que el ínclito Evo no está respondiendo a las expectativas que habían depositado en él […]