¿Qué quiere decir Bolivia? Un amor desenfrenado de libertad, que al recibirla vuestro arrobo, no vio nada que fuera igual a su valor. No hallando vuestra embriaguez una demostración adecuada a la vehemencia de sus sentimientos, arrancó vuestro nombre, y dio el mío a todas vuestras generaciones. Ésto, que es inaudito en la historia de los siglos, lo es aún más en la de los desprendimientos sublimes. Tal rasgo mostrará a los tiempos que están en el pensamiento del Eterno, lo que anhelabais la posesión de vuestros derechos, que es la posesión de ejercer las virtudes políticas, de adquirir los talentos luminosos, y el goce de ser hombres.

Simón Bolívar, tomado de Wikipedia

Manuela mi amable locaEn Cáceres cayó en mis manos en forma de regalo con bloguera dedicatoria “Manuela mi amable loca” de Carlos Hugo Molina Saucedo. El libro, fácil de leer por directo y apasionado, tras una ardua labor de investigación presenta las cartas, sinceras, pasionales, sensuales entre dos amantes de carácter y ávidos por cambiar un mundo que les prohibía la libertad. Los amantes son Simón Bolívar y Manuela Sáenz.

La obra, de lectura adictiva desde la primera línea, cobra especial valor por el momento en que se edita y difunde. Si Bolivia es el fruto de un amor, de un ánimo de liberar y símbolo de una unión, ¿por qué se olvida de los deseos del tan nombrado y citado Libertador? ¿No es ahora cuando más falta hace cuando más se debe recordar los deseos de quién da nombre a un país?