¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Qué zapatazo, ¿no?, yo cuando me lo contaste -chsss- no pensaba que la cosa iba a ser tan gorda. Qué, ¿contenta con mi «trabajito»?

    Insisto, como se te ocurra aterrizar sin una quena para mi cuerpo serrano, te hecho una maldición. Como lo oyes, tengo poderes, maja, el mundo es nuestros. Te cuento, no sé si sabrás que los kapeas andan por Méjico… pues en la planta veinticuatro del hotel donde vivían se declaró un incendio y allí se vieron en la acera los lorenzos medio chamuscado, como corresponde. Sigo, que entonces fue Betialai y puso un post en su blog titulado «El coloso en llamas», sacándole punta al tema con más guasa que la mar.

    Como me tienes enseñado, todo los días me paseo por esta selva con mas devoción que por el Retiro, así que caí la primera en el sitio de Beti y abrí comentarios. Ya te tengo dicho que la naturaleza avisa como los toros, así que sacúdí que me había dicho el Tarzán de la calle el Pez, que había oído en la radio mientras cargaba las neveras del Sitting Bull, que esta ejemplar familia había sido rescatada de entre las llamas sana y salva por los bomberos. Aviso, toca maera, las señales que a ti no te entran en la cabeza, molondroño, pero que la cultura del bronce sabemos traducir tan bien. No veas, ha cogido la delantera el gran Burillo, que se encuentra en el Senegal de romance y se ha ofrecido para traerme un gri-grill. Ojito conmigo esta tempora, abonados venteños, que día menos pensado le enchufo al coleta último modelo con el cacharro, y vas a ver como y lo dejo como si le hubiera partido un rayo. Jaaa, mal rayo le parta, mala puñalá le den, mar fin teeenga.

    Bueno, fin a la sában, que voy a fisgar por otros territorios, tú a tu loro.

Webmenciones

  •   Desde Sucre — Plan B 15/12/2007

    […] Ha sido un día intenso, lo iniciamos en la televisión, entrevistaron a Rosa. […]