en América Latina existe, Bolivia cambia, Visto por ahí

¿Quién teme a Bolívar?

En medio de la lluvia, cruzamos la plaza para ir a la Casa de la Libertad que es donde se proclamó la independencia. Ya os contaré detenidamente qué me pareció porque me ha encantado. Hasta el guía ha sido amable -en este país lo son mucho- y nos ha dejado quedarnos un rato más antes de cerrar. Sólo un hubo un ratito de pánico… ¡con este Bolívar gigante!

Miedo, miedo