en América Latina existe, Bolivia cambia, miniposts, PTlife

Sin avión

Teníamos que haber vuelto hace rato a Santa Cruz y me da mucha pena, no porque tenga los pantalones chorreando, sino porque allí los ánimos están caldeados y hay todo tipo de rumores. Pero nos hemos quedado en Sucre, una ciudad maravillosa con una gran noche. El lado bueno es que hoy repetimos. Llueve a cántaros y no hay aviones. Mañana sí (espero).