en América Latina existe, Bolivia cambia

Bolivia y Japón

Esto no tiene que ver con la afición de Sebastián por el sushi, ni mi fascinación por Japón y su tecnología. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, con el país nipón hecho basura y sus relaciones exteriores bastante mermadas, Bolivia fue uno de los pocos países que les tendió una mano. Desde entonces, la cooperación entre ambos países son una realidad tangible en la calle pero sobre todo en los medios de transporte («movilidades» lo llaman aquí).

Fukuda, nuestro compañero de viaje

japo02.jpg

japo03.jpg