en América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Media

Culturilla general con la revista de Aerolíneas

En cuestión de poco tiempo he pasado de cronista de toros a cronista de altos vuelos, bueno, de vuelos, sin más. De lo que me pasa y se me ocurre en los aviones. Por ejemplo, los argentinos, al aterrizar aplauden, ya sea en Madrid o Buenos Aires. El aterrizaje primero en Santa Cruz fue aún más divertido. Además de aplaudir alguien soltó un grito de «Autonomía» que pronto secundó el pasaje. ¡Y yo recién aterrizada!

aerolineasEl primer viaje, el de Madrid a Buenos Aires tuvo algo especial, no sólo porque Gustavo Simonini, nuestro jefe de cabina se jubilase, sino porque daba la sensación de que allí, todo era celebrable. El aterrizaje fue suave, lento, templado. Ya sabeis aquello de que se torea como se es, como se ama… Sin tirones, sin brusquedades. Es cierto que el temple es el secreto de la vida.

Al poco de salir de Madrid las casi doce horas volando prometían diversión. El comandante Merinos al aparato: «Tenemos dos pulseras de dama, quien la hubiera extraviado que haga el favor de contactar. Your attention, please…»

Volando voyQuilmes en mano me dispongo a pasar revista a la ídem, que para eso están. La primera en la frente…  Anuncian Amodil, con sus campanitas de navidad y su nieve de serie. «Esperanza, amor y paz. Una revendedora de Amodil es tu fiel consejera de belleza. ¿Querés ser una de ellas?». Dos páginas más allá Ricardo Darín te invita a decir adiós a las gafas a golpes de láser y talonario, claro.

Al rato me encuentro con Tucumán. Vaya, yo que lo relacionaba con el OLPC y resulta ser el «Jardín de la República». Un saco de huesos vestido de Lacoste anuncia «un peu d’air sur terre» ¡No me extraña!

Un trago más a la birrita albiceleste y nueva sorpresa. Vale que descubrieran los dibujitos animados, el dulce de leche, la jeringa descartable, las minas más lindas del mundo… pero este slogan: «Las mujeres son lindas por naturaleza REDESCUBRITE». No tenía muy claro si era una invitación al strip tease «on the air». Por si las moscas permancí agazapada en mi asiento.

No somos tan diferentes, en lugar de guía Repsol tienen la YPF, y se puede consultar la ruta igual por internet. Bob Dylan enseña la Expo «The answer my friend is blowing in the water!».

Pasado el ecuador de la revista concluyo que priman los apaños de chasis a golpe de bisturí. Aunque se me escapan muchos conceptos, como radiofrecuencia facial. Menos mal que los paréntesis lo explican: «»lifting sin cirugía». Mmm, no me convence, estoy por preguntar a la nueva presidenta.

En ginecomastia decidía echarme a dormir: cirugía de mamas masculinas. ¿Para quitar o para poner?