en América Latina existe, Así no, Bolivia cambia

El valioso testimonio de Oscar Mamani

Sinceramente, fui bastante reticente con Evo y vuelvo con cierta esperanza o quizá ternura con respecto al presidente de Bolivia. Me sabe mal más que su postura, los que le rodean.

En mi opinión tendría que tomar la mano que le tienden Bachelet y Lula y dejar de lado a un personaje que lo salpica y convierte en palanganero como Chávez. En su mano está. Igual que lo está deshacerse o dejar de usar de esta manera los denominados allí «grupos sociales» que rodean cada reunión supuestamente pacificadora.

Oscar Mamani, de extracción rural, iba por AS, como representante en la Constituyente de varias cooperativas de trabajadores en Potosí. Su experiencia para entrar en la Asamblea en Oruro no fue precisamente grata. Este tipo de situación mina la credibilidad y capacidad de cambio de un presidente que subió al poder con las esperanzas de más de la mitad de los bolivianos. No nos engañemos, no sólo era una cuestión racial el votar a Evo, también era una manera de romper con la clase política que hasta entonces dirigía el país.