en Así no, Pongamos que hablo de Madrid

El Severo me sigue doliendo

Estuve en el Concierto de «El Severo me duele». Se ha demostrado la inocencia del Doctor Montes, me alegro, pero el dolor no remite. Me duele en el corazón y en la cabeza porque ir al médico de la seguridad social, en Madrid, donde vivo, no será lo mismo después de esto. Estos tres años no tienen marcha atrás, ¿ahora quién devuelve no el puesto el doctor sino la confianza doctor paciente que tan sutilmente han minado? ¿Qué pasa con todos aquellos que tuvieron que morir con dolor? ¿Era necesario? Basta con unir dos factores: religión y gestión liberal de un hospital para tener la respuesta.

A mi esto del dolor en los últimos momento me sigue recordando a Tía Ámparo y el ejemplar trato que recibió en el Carlos III. Imagino que después de esto no ha sido posible hacer fáciles los momentos más difíciles de muchos familiares.

¿Cuándo se darán cuenta los que gestionan mi Comunidad autónoma que la sanidad y la educación han de ser, por definición, deficitarias? Que el dinero que ahí se invierte recae en la propia sociedad; que la gente cuando está sana y formada serán ciudadanos más productivos, felices, libres, con capacidad de elección.

De aquella tarde de apoyo al doctor Montes en Leganés -dónde Nessie, el monstruo- me quedo con la actuación de Luis Ramiro: Rouco, ¿qué sabes de la vida?

¡Deja un comentario!

Comentario

12 Comentarios

  1. Lo haré, lo haré. Y traete al «vieji», que en Twitter todos quieren que nos enzarcemos. Dile que tenemos un nombre y prestigio que mantener. ;)

  2. Gracias por enlazarme. Tu post, entre lo que dices y lo que citas, está muy bien, muy completo, y el énfasis que pones en la irreversibilidad del daño causado durante estos tres años me parece muy necesario. Desgraciadamente nada ni nadie puede compensar ya a los damnificados por esta conspiración católico-liberal de la que sus autores se declaran inocentes. ¡Qué asco!

  3. Esperanza Aguirre, no tiene el coraje de reconocer que se ha equivocado y cometido una vileza. Pensar que una denuncia anónima hubiese prosperado en los tribunales sin el apoyo entusiasta de la Thatcher española (sin la inteligencia de esta) es tomarnos por tontos. He pasado por dos operaciones de digestivo en La Paz durante el mes de noviembre y he hablado mucho con el personal sanitario. Al saber que era periodísta me han contado como la presidenta desnuda la sanidad pública para vestir la privada. ¿Para quien son los beneficios de esta
    ultima?
    Yo también «quiero que me atienda Montes.»

  4. Que la mala praxis médica deba salir de la sentencia NO significa que no exista esa mala praxis, sino que no tiene relevancia penal. (Algo bastante distinto)

  5. Esperanza Aguirre y el PP son términos absolutamente incompatibles con verdad y humildad para reconocer sus meteduras de pata.

    Es tan vergonzoso todo esto que resulta repugnante saber que en la política española hay gente como Güemes, Lamela o Esperanza Aguirre. Allá cada cual, yo el 9m se a quien votar.

    Por cierto, el hecho de que saliera de la resolución judicial lo de «mala praxis» no es que no tuviera relevancia penal, es que no existió la misma y su aparición en el Auto anterior estaba fuera de lugar al no haber podido determinarse que existiera, es decir, justo lo contrario que afirma el sr. Xarroazul.

    Saludos Rosa.

  6. Que no se haya demostrado en el juicio, no quiere decir que no hubiera «mala praxis».
    Precísamente el derecho penal español, por provenir del romano, se basa en que la culpabilidad hay que probarla, y aquí no ha habido pruebas fehacientes.

    Yo no sé quien tiene razón, pero está claro que la asociación de afectados que se ha constituido, no serán todos del PP, digo yo…y a ésta gente, parece ser, no les preguntaron qué querían, que es lo mínimo.
    Otra cosa distinta es que al Dr. Montes se le acusó precipitadamente y sin pruebas reales, pero había más que evidencias.

  7. José Carlos, sigo manteniendo lo mismo. En la motivación de archivo no aparece en ningún momento que no hubiera mala praxis. Te reto a que me digas dónde dice que la esa mala praxis no existió (revisando el archivo de la causa, dudo que lo encuentres).
    Por cierto, que las muertes en el severo ochoa se redujeran en un 55% tras apartar al Sr. Montes es simple casualidad, ¿no?
    Lo siento, yo no quiero que me atienda Montes. :)

  8. Xarroazul:En el archivo tampoco consta que el Sr. Montes no fuera un ornitorrinco. Te reto a que me digas en que parte del archivo el Sr.Montes no es un ornitorrinco.
    No hay que pasarse la presunción de inocencia por el forro cuando conviene.

  9. Jcloisp, entonces que después de la retirada del dr. montes las muertes se redujeran en un 55% es simple casualidad, no?
    Y evidentemente no pone que no es un ornitorrinco, pero eso no tiene nada que ver. Dice que la mala praxis no se puede incluir, no por que no exista, sino por que no hay suficientes datos en las autopsias para poder probarlo (con lo cual, la mención a la mala praxis, aun que sea verdad, no tiene relevancia penal con lo que no puede incluirse.

  10. Exactamente a eso me refiero Xarroazul, «no puede probarse», tú partes de considerar al Dr. Montes culpable cuando claramente eso supone no tener en cuenta la presunción de inocencia, que como sabes es fundamental en nuestro sistema.
    Que las muertes hayan bajado un 55% tras la retirada del Dr. Montes puede estar relacionada con ese hecho, O NO, hay una infinidad de factores que pueden incidir en ello. De ahí que exista la necesidad de probarse que esa relación efectivamente se debe a lo que dices.
    Hemos de partir de la premisa de que no se puede intentar probar un negativo.
    La justicia ha determinado que efectivamente no existen datos suficientes para afirmar que el Dr. Montes es culpable.
    Inocente hasta que se demuestre lo contrario.

Webmenciones

  • El Severo nos sigue doliendo « Que me atienda Montes 31/01/2008

    […] El Severo me sigue doliendo (con hipervínculos en el original) […]

  • Enrique Meneses » Esperanza Aguirre: “¡Yo no he sido!” 31/01/2008

    […] nuestra cama sin estar rodeada de oscurantismo y con toda la morfina que necesitó para no sufrir. Una conjunción de factores se dieron la mano en el caso del Hospital Severo Ochoa: religiosos (Dios da la vida y la quita, parirás con dolor, […]