en Así no, Internet, Media, Periodistas

Primeras impresiones de El Imparcial

Tenía este post pendiente desde hace diez días y no he sacado ni un ratito para comentar este nuevo ¿diario? -por la cantidad de actualizaciones- en la red. Como innovación incorpora un nuevo género a los contenidos web: las esquelas. ¡Qué buen rollito!

En cuanto a tecnología y participación, ná de ná. Por no tener no hay ni RSS y apuesto a que lo actualizan con un dreamweaver por FTP. ¡Qué tiempos! Su diseño es manifiestamente mejorable y los contenidos distan mucho de los mínimos de calidad. Intoxican más que informan. Una cosa es la derecha y otra reinterpretar la realidad a placer.

No pienso hacer más sangre porque muchos otros lo han analizado con más profundidad y mejor. Daos una vuelta y miradlo. Sí quisiera dejar una reflexión: ¿por qué este tipo de engendros recibe dinero, por qué anunciantes de tanto postín, mientras proyectos innovadores, de hoy, creativos y rebosantes de talento, se quedan en la cuneta? ¿Tantos favores le deben a Ansón? ¿Tanto le temen? ¿Son tan lelos BBVA y Santander como para anunciarse juntos en la propia cabecera? De verdad, no lo entiendo.