en A flor de piel, Toros y taurinos

Rumbo a Toledo

Mañana me toca Twittmad, que me encanta, pero me pierdo la charla de Carmen Esteban en Toledo. Hablará del «monstruo», de su Manoletey, a las ocho de la tarde en el Palacio de Benacazón.
Hoy, a lo bobo, ha sido un día de los más taurino. Hemos hecho acopio de entradas para ver a Morante en Vistalegre, confirmación de próxima excursión y me ha vuelto a palpitar el corazón –no por el catálogo de modas que le han hecho a Iván Vicente– sino al reencontrarme con la tauromaquia pura de un maldito con resurrecciones. Mi única religión es la de Antoñete.