en Despeñaperros abajo, Elecciones 2008, Media, miniposts, Periodistas

Granada y Sevilla desencantadas

En Granada el desencanto con el PSOE era patente. La sevillanía extrema y mal entendida tuvo como consecuencia que fuese el lugar donde más gente nos dijo «de todo» pero «de pasada». Preferiría que se parasen y me lo dijesen a escuchar «El País que se lo quede Zapatero», «ya, si sabemos lo que vais a decir» o «con el Polanco Times no hablo». El mejor: «Yo soy del Betis, de política no hablo».

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Ya nos contarás qué significa «la sevillanía extrema y mal entendida», y qué podría tener que ver con la política. Además, se Sevilla tiene un alcalde socialista, que además de médico «es astronauta». WTF!

  2. Jo, Banyú, es que no es la Sevilla tuya o de Netlinving, sino un rollo extremo y de superioridad que no se ajusta con la bondad general de la ciudad.

  3. «…un rollo extremo y de superioridad…»

    Es lo que define a muchos -no voy a decir la mayoría para que nadie se escandalice- sevillanos. Lo dice uno que nació y vivió 21 años de su vida aquí y, por razones ajenas a su voluntad, pasa este año a orillas del Guadalquivir. Es una de las cosas que hacen que, a veces, sienta cierta vergüenza de ser sevillano.

    Lo que me parece fatal es que estuvieras aquí y no me avisaras… jumm… Te lo perdonaré porque eres tú, jeje… ¡Ah! y porque yo he estado este puente en Madrid.

    Besos

  4. Jero, aquí quien tiene derecho a enfadarse con tu comentario soy yo. Puse fechas y lugares hace casi un mes en el blog para si alguien quería y podía, quedar. Besos