en Elecciones 2008, Política, Pongamos que hablo de Madrid, PTlife

Las primeras elecciones que recuerdo

Hoy comí con mi abuela María. Si pasais bastante por aquí debíais saber que mi abuela es mi consejera de filosofía práctica para andar por la vida, además de la mejor cocinera del planeta.

barrio.jpg

Estuvimos hablando de las elecciones. El bar de debajo de casa es la sede del PSOE local y ve cómo salen autocares para los mítines con cierta curiosidad. Lo de los etarras también nos pilló cerca cuando volaron la comisaria del barrio (y parte del mercado). Era la del comisario Valderas; «que no te enteras» le gritábamos cuando le tocaba palco en Las Ventas.Mi cole

Me vino a la mente mi primer recuerdo electoral. Tuvo que ser en el 84, 85 u 86, cuando iba al colegio en San Blas. Al Valle Inclán. Hasta éramos socias del minicine. Mucho tiempo después, descubrí que mi señorita no se llamaba Lunar, sino Henar. Pero con cinco años tiene su punto, eso de tener una «seño» extraterrestre. Desaparecieron las chabolas de la Avenida de Guadalajara y el barrio pasó a tener nombre reciclado: Las Rosas.

Un viernes por la tarde vinieron camiones al patio, el mismo lugar donde repartían cromos o venían perros de la policía para buscar droga. Pensad que teníamos como vecinos, junto a la valla, el parque del Paraíso -caprichoso nombre para un lugar con tanto yonki por metro cuadrado- y por el otro lado «la Efe». Nosotros vivíamos en el H.

carnetdeminicine.jpg

Los camiones estaban llenos de urnas que fueron subiendo a las aulas para las elecciones. Me sentí decepcionada, mucho, cuando descubrí para qué servían esos recipientes: «¡Anda, si yo creí que nos iban a poner hámsters en clase!»