en Elecciones 2008, Hotel dulce hotel

Hotel, dulce hotel

La idea no fue mía, pero sí el nombre de la categoría. Aprovechando que iba a estar en ruta, pensamos en ir contando cada hotel por el que pasase y ponerle nota. Opino libremente sobre el hotel y sus servicios pero no los elegí ni pagué yo, lo digo a modo de disclaimer, así que mis opiniones son de los más libre.

Aunque con cierto retraso tras el fin de la ruta, ahí van.

Temple Riosol en León

Tardamos en encontrarlo. Muy bien situado entre la estación de tren y la de autobuses. Muy majos en recepción. La señal de wifi no me llegaba. Y… no sigo diciendo más porque resultó que el hijo de uno de los accionistas de la cadena es amigo y trabaja a sólo una “isla” de la mía… Me hizo ver que sí funcionaba el ascensor. Categoría declarada: 3 estrellas. Las cumple con creces.

Príncipe de Asturias en Gijón

Feo por fuera, pero con excelentes vistas a la playa. Habitaciones cuidadas con aires marinero y buen trato en recepción. Wifi propia con precio por tramos. Un euro, una hora. Tres horas, dos euros. Seis euros, 24 horas. Atento servicio, cama reconfortante y uno de los mejores desayunos de todo el viaje. Cuatro estrellas bien llevadas y merecidas.

cubiertos.jpg

Como se ve en la imagen, les dejamos un regalito en mi habitación. Sorry!

Best Western Conde Duque en Bilbao

Cerca del Ayuntamiento, frente al polémico puente de Calatrava. No fue fácil encontrarlo. Habitaciones apañadas con un secador del pelo que sirve para secarse el pelo. Este hecho merece destacarse porque normalmente son tan flojos que es mejor dejarse el pelo como estaba o viajar con uno propio. No moló el miedo que nos metieron con las multas para que usásemos su parking. Desayuno normal, aunque nos querían echar por llegar poco antes de la hora del cierre. Tres estrellas llevadas con más que dignidad.

Hesperia Zaragoza

Supe llegar porque está muy cerca de la Calle Pignatelli, por donde la plaza de toros. El barrio es toda una experiencia étnico cultural y desde la ventana hay todo tipo de tiendas de chinos y locutorios (sarcasmo hi level). Toda una experiencia eso de meter el coche en un ascensor para ir al parking. Tienen wifi gratis y va a toda castaña. Buen desayuno y buen trato, aunque mal insonorizado. Tres estrellas que si no fuese por detalles como los ruidos podrían ser cuatro merecidas.

Confortel Bel Art en Barcelona

El Metro y la Sagrada Familia está a un paso. Habitación bonita y tele con montón de canales. Mini bar por la cara. Eso sí, room service de Telepizza. ¿Estamos en un cuatro estrellas? Pues sí. El servicio de recepción no demasiado amable. Wifi gratis y parking algo caro.

Zenith Valencia

Excelente localización y muy fácil para llegar (vaaale, también es que en Valencia tengo GPS mental para llegar a la plaza de toros, pero eso no cuenta ahora). Algo despistado el recepcionista, no nos importó. Cuidado y moderno el hotel, le falló el wifi supuestamente es gratis y con cobertura en todo el hotel. Sólo llega a algunas habitaciones. Lo mejor es la cocina del hotel, la cena fue excelente y tienen muy buenos menús en su restaurante. 18 € por una noche de parking me parece una pasada.

Hesperia Murcia

En noble pugna con el hotel de Cáceres por llevarse el premio al peor de la ruta. Nada más llegar nos atendió una especie de “Tony Soprano” de la huertica: “¿Tienen parking preservado?” Joer, ¿no era mejor decirnos que está lleno directamente? Tenían wifi gratis, pedimos la clave y contesta: “¿para las dos?”. Me dieron ganas de decirle: “Oh, sí claro, yo dicto y mi compañera mueve el ratón. Ahora es que se navega así, ¿sabe?”. Muy mal insonorizado. Ah, pides agua y te traen litro y medio. Tres estrellas oficiales, que si no fuera por la buena pinta de la recepción me lo cuestionaría. Muy amables en el desayuno pero habitaciones demasiado descuidadas.

Hotel Dauro en Granada

Dimos una alocada vuelta por el Albaicín hasta dar con el hotel. Desde el principio muy amables. Fue el único sitio donde nos aparcaron el coche. Habitaciones pequeñas y cucas pero con bañera gigante. Wifi de pago. La situación era perfecta, justo donde ahora está la exposición de Rodin. De nuevo ofrecían room service de Telepizza (qué cruz), innecesario con un Gambrinus enfrente y la gran cantidad de bares que tiene Granada. Me quedé con ganas de ir a “La Pataleta”.

Zenit Sevilla

Fue donde tuve tantos problemas con el Wifi pero se ofrecían a cambiarme de habitación. En recepción son de lo más amable y daban buenos consejos. Nos costó un poquito encontrarlo, pero ideal para pasear e ir de un lado a otro de Sevilla. Está en Triana, con eso digo casi todo. Hotel grande y con muebles en las habitación aún muy “70’s”. Contaba con cuatro estrellas bien merecidas. No viene muy al caso, pero no dejeis de ir a comer a La Madraza, en la Alameda de Hércules. Me encantó el hojaldre de brócoles con queso azul.

Husa Alcántara en Cáceres

Dimos un par de vueltas por la ciudad hasta encontrarlo. El hotel es feíto y llegamos cuando cerraban el comedor… ¡Mala suerte! Muy buen wifi pero con habitación al estilo movie road-motel de carretera. Amables en recepción, nos cuidaban las llaves de tamaño gigante la salir para el centro. (Sí, no usan tarjeta). Tres estrellas oficialmente, aunque no sé si es para tanto.

Hotel San Polo en Salamanca

Lo conocía y además conozco a Quique, el hijo de uno de los dueños. No impide que reconozca que es un hotel muy cuco y nos permitió ir a comer deluxe en Momo. Wifi gratis y de buena calidad. Habitaciones amplias y buen trato. Normalmente pedíamos dos tarjetas de la habitación para que no se fuese la luz al salir y poder dejar las baterías cargando. Nos dijeron que bastaba con meter el DNI o cualquier otra tarjeta. Genial, casi al final del viaje descubrimos que estábamos haciendo el canelo. Tiene tres estrellas que no son cuatro por la mucha competencia que tiene en Salamanca y lo pobre de su desayuno.

Casona de la Reyna en Toledo

Se trata de un antiguo edificion rehabilitado pero cuidando todo su encanto. En el caso antiguo, junto al río, en una zona muy muy tranquila, pero a un paso de todo. Perfecto para un fin de semana en que se quiera desconectar. Wifi de pago. Habitaciones con toque rura, muy acogedoras. Cuenta con tres estrellas, muy bien llevadas. Aparcamos en la puerta, sin pagar nada.
Por cierto, ¿por qué tantos hoteles han confiado su room-service al Telepizza más cercano?

¡Deja un comentario!

Comentario

12 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo con el Principe de asturias de Gijón. He ido varias veces y aunque feo por fuera, es estupendo por dentro.

  2. No puedo opinar, no he estado en ninguno…pero te sugiero que pongas fotos en un set de Flickr…yo tengo fotos hechas de hoteles donde he estado, y siempre me rondó esa idea…

  3. Sólo puse algunas. No hice demasiadas porque llegó un punto en que me parecía demasiado íntimo. Lo dejé estar. Quizá en las próximas salidas sí lo haga. Thanx!

  4. Oyes. Me ha encantado este post. Yo tb me quedé con las ganas de escribirlo el año pasado, cuando me tocó recorrer Andalucía dos veces en la campaña del referéndum del Estatuto de Andalucía. Y, ahora, me doy cuenta de que he perdido una oportunidad.

  5. Jajajaja!! Pues resulta que el dato que te he dado era FALSO!!! Durante mi sueño reparador, me he dado cuenta de que, en realidad, el hotel de la película es el Hotel ASTURIAS, que está en la Plaza del Ayuntamiento. :D

  6. Rosa, independientemente del hotel de Asturias, has podido ver la playa y el paseo más impresionante del mundo: La de San Lorenzo de Gijón. Es algo único. Por cierto, ¿se me nota que soy de Gijón?…;)

  7. A mí lo que me ha partido el corazón es la foto con la nota y los cubiertos… ¡pero qué buena chica eres, ummm, qué punto!