en América Latina existe, Así no, Bolivia cambia, Política

Sobre el referéndum de Santa Cruz en Bolivia

Este domingo día 4 tendrá lugar el referendum de la autonomía en Santa Cruz. Sinceramente, aunque entiendo los motivos, no los comparto. Sé que Evo se está equivocando en muchos aspectos, pero la manera de afrontarlo por parte de los departamentos que no se sienten cómodos no me parece más acertada.

En algunos puntos, la manera de volver la cara a los departamentos más pobres me resulta algo egoísta. Desde luego esto del referendum unilateral no me parece, precisamente, conciliador.

Lo más lamentable es que Bolivia, en época de relativa bonanza, con divisas entrando desde el exterior y mejores resultados de las explotaciones del interior se vea enfrascada en problemas identitarios.

Deja una respuesta a Fabri Cancelar respuesta

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. La autonomía es un pedido legítimo que, de hacerse bien, mejorará seguramente la gestión estatal y consiguientemente la vida de las personas…es una manera de administración, básicamente, no una visión de desarrollo. Pues mira, mi opinión personal es que no estoy de acuerdo con la votación de mañana, se realiza de manera apresurada y hasta soberbia, espero que las cosas no se hagan así a partir del 5 de mayo… te dejo un link en el que puedes enterarte de qué otras personas piensan como nosotros: http://mikamchatka.blogspot.com/

  2. Rosa. A ver si puedo resumir una explicación de lo que pasa y como es que pasa de esta manera.

    Hace casi 20 años, desde las tierras bajas se inició una gigantesca caminata de los indios amazónicos que marcharon miles de kilómetros hasta La Paz, pidiendo el final de la exclusión y la marginalidad a la que estuvieron sometidos desde siglos. A este pedido se sumaron los otros grandes grupos étnicos de las tierras altas. Allí nació la necesidad de convocar a una Asamblea Constituyente para redactar un nuevo pacto social, democrático, inclusivo, no racista, no discriminatorio. Ese discurso, ese pedido, esa demanda, terminó con la victoria del MAS y de Evo Morales, demostrando que la democracia era más fuerte que las exclusiones y los atavismos en Bolivia, logramos, sin disparar un solo tiro, en elecciones generales y democráticas, legitimar un primer presidente indígena, que convocó a la Asamblea Constituyente para discutir un nuevo país, esta vez entre todos.

    Desgraciadamente el texto constitucional que se aprobó estuvo limitado a la participación de los grupos, movimientos sociales y etnias que conforman el gobierno y que son (o fueron) la mitad de la población electoralmente hablando. La otra mitad no pudo explicar sus razones, justificar sus propuestas y hacer valer su presencia. Todo terminó con la aprobación de un texto que no es fruto de un acuerdo, sino la imposición de un tipo de visión de país en el que no estamos representados todos. Es más bien un texto rural, etnico, campesino, frente a una gran base societal, urbana, moderna, democrática, o por lo menos, que cree serlo, que aspira a serlo. La parte buena de esa historia es que pase lo que pase, la Bolivia del futuro tendrá que tomar en cuenta a los excluidos de ayer; nunca más Bolivia podrá ser la hacienda de cincuenta o cien familias blancas, hispanohablantes, gobernadas por viejos machistas, normalmente racistas y muy conservadores de privilegios espurios.

    Pero la otra Bolivia tuvo que buscar formas de participación para evitar una constitución sesgada. Esa es la expresión autonómica. El referéndum del 4-M es como la marcha indígena de hace 20 años, ampara a un grupo social cuya base son las ciudades en expansión, las clases medias, los grupos mestizos, racial y culturalmente. No se trata de actos sediciosos, separatistas o de división del país. Se trata de la completar un proceso que se venía trunco. La Bolivia del futuro no podrá dejar de contar nunca más con los nuevos actores, los de abajo, que demandan inclusión, justicia social, equidad, igualdad de oportunidades, ni los de arriba, que demandan institucionalizad, modernidad, eficiencia, cumplimiento de las leyes y normas, etc.

    Los ganadores de este proceso no son los pequeños grupos de la derecha cruceña, ellos pasarán como otros. El 5 de mayo Santa Cruz tendrá que empezar a resolver su propia interna, entre un oficialismo derechista, conservador y viejo, frente a una oposición democrática, crítica, abierta a los cambios, etc. Pero hasta el 4-M estamos todos juntos, para parir la Bolivia Autonómica. A ver si los que pretendemos pensar en el bien general, desde la política, podemos aprovechar el momento y construir una síntesis necesaria.

  3. Estoy de acuerdo contigo, Rosa. Sobre todo por algunos de los que están impulsando ese movimiento. Es evidente -y no verlo sería fanatismo- que el Gobierno de Evo ha cometido y sigue cometiendo enormes errores, como haber aprobado la constitución del país de aquella manera, y que ésta, por muy progre y ‘guay’ que pueda ser, es demasiado concreta y detallista, lo cual si en una ley esto sería bueno, en una constitución no lo es en absoluto, porque cierra y reduce hasta la nada los espacios de entendimiento. Pero el movimiento de la media luna, si bien en sus bases puede ser noble -y ambos conocemos gente que defiende la autonomía y son personas a las que ese calificativo les viene muy bien-, en su dirección no puedo evitar ver oscuridad, egoísmo, ansias de poder y neoliberalismo feroz.
    Esperemos que no se llegue a las manos. Por muchísimos motivos, pero aunque sea por nuestros amigos allí, y en mi caso tb por Nuria.
    un abrazo.

  4. Comprendo tanto a Marco, como lo que explica Julio, pero opino como Pau.
    Me gustaría que todo se saldase de la manera más tranquila posible, pero no me gusta que se tomen decisiones por cuenta de Santa Cruz y cuando las cosas se ponen realmente mal, se apele al diálogo. Entiendo los motivos y el fin, pero no el método.

    Esperemos que todo se calme un poco. El reférendum unilateral no es, desde luego, una medida para tranquilizar.

  5. El referéndum está convocado, a pesar de la reprobación de la autoridad electoral, para el 4 de mayo. Es inédito que, en un país con un proyecto constitucional recién aprobado y sólo a falta de ser plebiscitado, una administración local, en una maniobra digna de un piloto de fórmula uno, se adelante y convoque su propio referéndum, pretendiendo apalancar para dicha administración local competencias que, de acuerdo a la Constitución del Estado, no pueden ser descentralizadas.

    La democracia directa es el mejor instrumento para la adopción de decisiones colectivas, pero lo que en apariencia es una expresión democrática, no lo es, puesto que están siendo excluidos de la toma de decisión la mayoría de los afectados por ésta. No es democrático que unos pocos decidan sobre lo que es asunto de todos. Y, las reglas del juego de un país son asunto de todos sus habitantes. Y, los recursos naturales de un país son asunto de todos sus habitantes. Los cruceños por sí solos no pueden ni deben decidir sobre la estructura constitucional de Bolivia ni pueden atribuirse para sí competencias que son del conjunto de los bolivianos.

    Los enemigos de la democracia y de la equidad social saben que con este ardid obstaculizan la aprobación de la nueva Constitución de Bolivia, que ya es reconocida como la más avanzada del mundo en materia de derechos humanos. E, incluso, con un poco de fortuna, podrían conseguir que sean sus mismos compinches los que controlen qué cantidad de gas extraen de los yacimientos bolivianos.

    http://javiersampedro.blog.com

  6. Estimada amiga los procesos historicos politicos de nuestros pueblos latinoamericanos son necesarios y se hacen necesario y reconocer la historia y la cultura y sus valores es cuestion de honor es cuestion de defender la integracion de todo de la mejor manera participativamnte y de la mejor manera sin engaños

  7. No estoy de acuerdo con Javier, una nueva constitución que fue aprobada por la fuerza no es una constitución de TODO el país de Bolivia, es de unos pocos de esos q encerrados y atrincherados aprobaron esa constitución de unos pocos, esos que amedrentaron y no dejaron entrar al congreso a los opositores para la votación de aprobación de la misma…equidad social la queremos todos, asi como justicia por tantos actos violentos cometidos por simpatizantes del gobierno de Evo Morales, donde puede verse equidad cuando quedan impunes los incendios a establecimientos públicos por estos grupos? las palizas a reporteros de prensa?
    La equidad social, es dificil, pero se puede lograr…pero cuando todo el país se una para lograrla, y no sólo unos grupos sociales, cuando acabe tanta violencia, cuando la gente afin al gobierno deje de ser tan intransigente ante personas que no están de acuerdo con esas posiciones gubernamentales…