en ciberactivismo, Global Voices Summit 08, Internet, Media

Medios ciudadanos y la libre conversación en la red

Sabíamos ya bastante del blogger egipcio Wael Abbas, pero no de la keniata Ory Okolloh. Se le ha notado tan nerviosa como honesta. Dice que intenta conseguir el mayor tráfico para que el mayor número posible de personas sepan lo que ocurre en su país. Quizá los blogs de allí no sean los más sofisticados, techies o avanzados, pero son más necesarios que en muchos lugares del mundo. Su trabajo de seguimiento de las elecciones, sobre todo en el aspecto de vigilancia del entorno es encomiable. El peligro que corre es evidente: «No me gusta ser conocida pero me da seguridad. Si me disparasen o me pasase algo, se sabría pronto y esa es mi protección. Si un día me dan un tiro, saldría rápido en Reuters. Creo que por eso no me han hecho nada». También nos habló de cómo modera los comentarios, el trabajo que le da y las muchas amenazas que recibe en su blog. Curiosamente, muchos son de IPs de otros países. Ser mujer, blogger y valiente en África parece chungo chungo. Confiesa que los blogs allí todavía se conciben como «herramientas para sembrar el odio».

En Singapur es casi siempre gratis conectarse a internet, pero la gente no lo sabe, quizá debido a su bagaje cultural. Digamos que es una rutina social y su psicología no está preparada para el «free speech». Au Wai Pang relata que la situación es extraña porque lo que no no está permitido informar libremente hasta el punto de que se puede ir a la cárcel sin juicio y todos los medios están controlados por el estado. A pesar del crecimiento económico, está mal visto meterse en política, incluso en el trabajo se dice: «cuidado con lo que decís por ahí, podeis perjudicar nuestra compañía».

Amine, de Digiactive, relató la situación en Marruecos. Hizo hincapié en que se abrió una investigación tras conocerse que muchos policías extorsionaban, se arrestaron varios agentes, pero también se buscó a los que habían grabado los casos de corrupción para que no lo repitiesen. A partir de estos vídeos del Rif, más gente tomó la idea para hacer lo mismo en Tan Tan y Casablanca. Matizó que Marruecos no es especialmente opresor, pero que aún no está preparado el Gobierno para internet. Literalmente: «Tienen cierta alergia a los contenidos y opiniones de la gente en internet, por eso bloquean muchos servicios». Una de las actaciones más ilógicas fue la detención de 36 horas de un usuario de facebook, Fouad Mourtada, por crear un perfil falso del Rey de Marruecos.
Medhi ha venido de Irán en sustitución de un compañero al que no se ha concedido la visa para asistir. Comenta cómo no dejan que se lean medios como Huffington post o Juan Cole, que abogan por el diálogo con Irán, pero sí blogs de tinte neocon que promueven medidas militares contra el gobierno iraní.