en Periodismo Ciudadano, Por el corazón de Europa, PTlife, Visto por ahí

Primeras impresiones de Budapest

No tardé casi en llegar al hotel y mi sensación inicial es que aquí todo es un poquito más barato que en España. El hotel tiene buen wifi y son amables. Rápido me han orientado para buscarme la vida en el metro. Esta ciudad es preciosa, muy europea, pero calentita y cercana. La comida está realmente rica. (Sí, mamá, yo puse esto). En el lado negativo me ha llamado la atención que haya bastante gente pobre por la calle. Gente que bebe en un parque, en la calle, en la estación… Los hay que tienen puestos ambulantes y hacen lo que pueden.

Da pena; aunque comienzo a pensar que son más resignados que ambiciosos. También descubro que en el sector servicios apenas hablan inglés, ni alemán, ni italiano. Hasta tres personas me han repetido contestación: «Do you speak English?». «Small». Ok, me olvido y prefiero chapurrear cuatro palabros en alemán que sirven de poco pero así no te pierdes por la ciudad. He pasado casi todo el tiempo con Luis Carlos, contándonos impresiones de España, Venezuela, los medios, las redes y los sueños techies que compartimos. Comimos con Nicholas, después de que nos echasen de su Embajada (la de Trinidad y Tobago, ¡tan amables como en Iberia!), en la plaza de los Héroes. Nuestra pequeña odisea bajo el sol consistió en la búsqueda de treinta sobres, normales y corrientes, pero en la Posta (Correos) no tenían. Lo supimos después de media hora de cola y tras visitas tres tiendas no dimos con una papelería decente…

Pd.: Los miembros de Global Voices presentes amenazan con una cata de alcohol de cada uno de sus lugares de origen para este viernes por la noche…