en Global Voices Summit 08

Hotel Carlton Budapest

De nuevo, no elegí el hotel, sino la gran mano de Alicia, la secre del cole. Nada más llegar encontré un bar enfrente donde echaban los partidos de la Eurocopa. Está a 800 metros del metro, de la línea roja, así que es fácil moverse desde allí. Mi sensación era la de estar en un barrio residencial pero cerquita de todo, con el delicioso puente de las cadenas ahí mismo.

Son amables, aunque no se manejan muy bien con los idiomas. No está mal el desayuno. Las camas tienen un edredón raro, mini, pero con muchos cojines. Lo más importante: buen wifi y gratis.

¡Deja un comentario!

Comentario