en PTlife

Un gimnasio para mayores

Al despertarme de la larga siesta, mi abuela me dijo que el alcalde quería verme. Me pregunto por qué; hace dos veranos que dejé de escribir del pueblo y no me meto ya con nadie, ni cuento historias ni nada divertido. Fuimos al Ayuntamiento, aunque era fiesta porque había algo así como un planetario para los críos en el salón de actos. Era tarde, así que fuimos rumbo a la piscina, al Cancho y a ver a Juli y Aurora. De paso vimos a una señora de 101 años, tía Leoncia, al fresco.

Nada más pasar la Ermita de San Roque mi abuela me enseñó el gimnasio de mayores que han puesto. Ella está muy ágil, como se ve, pero por si acaso a alguno se le va la mano, está junto al consultorio médico. A mi más que un gimnasio me parecen «columpios perennes para adultos».

¡Deja un comentario!

Comentario

13 Comentarios

  1. En San Fernando de Henares, donde yo vivo, hay varios de estos gimnasios ideados por algún voyerista. Después de media hora de «jogging» me gusta ejercitarme con el cacharro que sirve para hacer pesas, ése en que te sientas y te levantas a ti mismo con los brazos. El último artefacto que aparece en el vídeo, y que también pulula por aquí, resulta un tanto obsceno: parece que la persona esté practicando sexo con un amante invisible.

  2. Cño, a tu abuela no le hace falta la wii, ¡la lleva de serie!.

    ¿Te dió el alcalde la estadística de rotura de cadera que llevan este año? Porque los cachumbos estos tienen una pinta..

    Por cierto que al lado del vídeo de tu abuela en el YouTube salen unas recomendaciones por «gimnasio» de lo más preocupantes;)

    Bss,

  3. Mi abuela va a volver del pueblo en plan gobernador de California. ;)
    Qué va, al alcalde ni le vimos. Para la próxima, supongo.
    Cotillearé lo del vídeo. Ahora que quería ponerme adsense…

  4. Estuve en Almería este verano y en algunos pueblos vi este tipo de aparatos. Son geniales. Ahora, que la gimnasia a la una del mediodía te puede dejar catatónico… ¡qué sol! :-D

  5. Hola Rosa, te envío un soneto que compuse hace algún tiempo, retrato de un «ilustre» paisano nuestro:

    Soneto a Neptuno
    (retrato irónico de un líder)

    Pudiera despertar la Primavera
    azules suspiros de armonía;
    confites, afeites, néctar, ambrosía,
    obleas perfumadas catar pudiera,

    que nada igualaría su maniera.
    Faetón en el carro con que ardía
    bebió de la llama que gasta usía.
    No hallo Nerón que os sucediera.

    Jayán de grandes astros rodeado,
    sabio, doctor, preclaro, esclarecido,
    Neptuno de un piélago encantado.

    Su trono: un Versalles coronado
    de tiempo, de nada que se ha ido.
    La Historia juzgará bien su cuidado.

    Jesús Ángel Sánchez Rivera