en Cine, Pongamos que hablo de Madrid, Visto por ahí

Un cine que da miedo

Como todavía nos quedan algunos puntos de CINESA, solemos ir a Las Rosas, eufemismo que da nombre a lo que toda la vida ha sido San Blas, más concretamente, la Avenida de Guadalajara, cerca de los focos. Claro que más eufemismo es llamar «El Paraíso» al parque de los yonkis que estaba junto al cole.

Al salir de ver Wall Ejo, que los robots se enamoran-, nos llevamos una sorpresa.

Por cierto, me contó Fany -yo lo ignoraba- que en principio la peli iba a ir de un enamoramiento entre robots, así, normal. Máquina con máquina, es decir algo neutro. Alguna mente despierta pensó que sería una peli gay, y decidieron hacer la peli con robot chico y robot chica para que no fuese tan trangresora. ¡Mentes calenturientas! Que no es tan difícil de entender

Los ojos de Eve son los más expresivos de la historia del cine.