en Bolivia cambia, Cine, Cuba

Che, El Argentino

Mi debilidad por los biopics hace que vea la peli con buenos ojos, aunque desde mi infancia no veía cine por la mañana. Las 11:15 de un domingo no es hora, creo que no veía algo así con colegas desde alguna vez que se quedaron en casa amigotes y terminábamos la madrugada con Julito Aparicio y el de Alcurrucén.
Mereció la pena el esfuerzo a cambió de ver la peli de Che El Argentino con Enrique Meneses -espero que me haya perdonado por preguntarle cosas mientras se interesaba por los títulos de crédito, parece que no sólo los gafa-pasta leen las letras esas del final-porque estuvo bastantes meses en Sierra Maestra durante la Revolución. Mola ir con él porque decía que el Che no era tan alto, y se reía con muchas «exageraciones» o licencias dramáticas.

Por lo demás, no me ha parecido mal. Tampoco se pasan a la hora de hacer del Che algo más allá del héroe de las camisetas. La segunda parte, por aquello de mi vena boliviana, me gustará también.