en Periodistas, Política

La noticia que nunca salió a la luz

Parece sacado de la Guerra Fría, pero nadie ha dicho nada:

Simm fue el primer director del Departamento de Seguridad, cuya función era, precisamente, preservar los secretos de Estado. Trabajaba como asesor especial para el Ministerio de Defensa desde 2006 y mantenía acceso a la información secreta. El daño a la seguridad causado por el espía podría trascender las fronteras estonias, ya que entre 2001 y 2006 fue representante ante la Unión Europea y la OTAN en las reuniones periódicas sobre confidencialidad y  seguridad, para lo cual tenía pasaporte diplomático. La prensa indica que fue precisamente la OTAN la que alertó a los estonios de una posible filtración.

Este señor estaba espiando para Rusia.

La prensa apenas ha dicho nada. La Mirada al Este, sí.