en A flor de piel, Cine

Camino, un mal rato

A mi que no estoy bautizada y veo con los mismos ojos todas las religiones, siempre me ha despertado curiosidad el Opus Dei. Poco a poco he ido descubriendo que algunos amigos de siempre, formaban parte de ello. Algún profe… Curiosamente, siempre me han puesto buenas notas, así que no creo que les influya mucho su condición de miembros.

La película está bien hecha, pero me cuesta creerla. Vale es ficción pero algunas cosas sobran (las operaciones). No así el enfoque, creo que trata de retratar cómo son las cosas dentro, pero tengo dudas sobre cómo es la organización realmente. Curioso eso de coger a la gente por el codo para hablar, ni de la mano, ni del hombro, sino del codo. Fijaos, porque lo suelen hacer así.

¿Realmente murió el padre? ¿No se pasan un poquito con lo naïf soñador?

Lo que más me ha divertido es el profe de teatro; es «Monigote», el cantante de los Petersellers.