en América Latina existe

Luis Carlos Díaz y la situación venezolana

Tiene razón cuando dice que a un venezolano no se le puede decir que hable sólo diez minutos. En su caso es un placer. Luis Carlos tiene el mérito de pensar más en enseñar a los demás que en sí mismo. También un privilegio al alcance de muy pocos: capacidad para reconocer la realidad de su país sin filias ni fobias, sin apasionamientos. Su capacidad para discernir es poco común dada la situación de Venezuela.