en Periodistas, PTlife

Trabajar de noche

Llego al parking de Vázquez de Mella, que es el único párking poético del mundo. Pido la llave del baño, porque no pude ir en toda la noche. Al devolverla:

– ¿Pasas mucho por aquí?

– No demasiado.

– Te vi el otro día. 

– Ya es que si vengo al barrio vengo a este parking.

– ¿Vienes de trabajar? Tienes los ojos rojos.

– Sí, pero sólo hoy. A ti te toca siempre. Feliz noche.

Mentí; más que trabajo, fue placer.