en PTlife

¡Felices 50!

Cuando me rompí la pierna aquello sonó a chasquido, como cuando rompes los spaghetti para ponerlos a cocer. Me puse en pie, quise caminar, acerté con dos pasos y me caí al suelo. Dolía mucho, me llevé la mano a una rodilla fuera de su sitio y sin darme cuenta sólo podía gritar: «Mamááááááá, mamáááááá».

Hoy mi madre cumple 50 años. Lo celebraremos en familia. ¡Feliz medio siglo, mamá!

La foto es de un viaje a Granada, antes de nacer Fany. Tengo caretillo raro porque si os fijais estoy haciendo fuerza con los brazos para «volar» apoyándome en las dos sillas (como las barras parelalas).  Me comí un helado de «pitufo» y el traje amarillo quedó verde.