en Así no, Hotel dulce hotel, Italia, Roma, Calcio..., PTlife

Walter Guest House en Roma, ni en broma

En Roma todo ha ido perfecto y nos lo hemos pasado bomba. Sólo un detalle, nuestra estancia tuvo un punto muy negro. El cutre hostal donde nos quedamos. Una cosa es que sea muy muy barato y otra que te sientas timado. Nos vino a buscar el «asistente de Walter» y en lugar de llevarnos al sitio donde inicialmente nos quedábamos, nos dejó en uno diferente, en otra calle: Napoleone III.

Nunca tuvimos claro con quién tratar, se introdujo a Marco Gau (muy mono, por cierto) en nuestra habitación sin avisar, jamás se nos dio una factura, y éramos afortunados, porque teníamos ventana. Otra gente tenía que dormir en un pasillo con una cortina. Lamentable, vamos. El desayuno se salvaba y al menos tenía wifi, pero nada más.

Lo peor fue el primer día, cuando volvimos a las once de la noche, muy cansados y no podíamos entrar a nuestra habitación porque estaba montando allí más literas y no había otro sitio donde cupiesen.

Así que, ya sabeis, si vais a Roma, huid de este establecimiento: Walter Guest House.