¡Deja un comentario!

Comentario

  1. ¿Y por qué no salvemos los zapatos y no las zapaterías? O ¡Salvemos los libros, no las librerías!
    Este señor, el del artículo, me parece un poco maniqueo.
    ;)