¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Lo conozco. Se llama Amparo y me traía chocolate a casa. El chocolate me mataba primero a mí, luego a él, y luego a un tal Antares. Es que el chocolate sin almendras mata.