en Media

Pianista en un hotel

Alguna vez me lo he preguntado… ¿Para qué? Estoy convencida de sus bondades y resultados. Sobre todo al ver los réditos que aporta o la idea que tienen los propios autores. Mi impresión sobre los blogs en medios es que muchas veces no se entiende la filosofía del blog, pero se quiere publicar bajo esa marca como sea. El mérito tendría que estar y el reto también, en conseguir hacerse comunidad propia, generar debate y atraer un público nuevo o los de siempre de esa marca pero con un interés en un tema concreto.

Además, en general, en los blogs de los medios se enlaza poco. Se convierten más en una columna para la web que otra cosa. Hay expcepciones, obvio.

Gracias a Paula Carri, llegué a este post titulado «Pianista de hotel» de mi admirado Juan Pablo Meneses, al que como a Enrique, conocí en el Congreso de Huesca.

«El pianista de hotel entiende rápido que la fidelidad de su público es casi nula: el mismo día que ellos se vayan, en su lugar aparecerá un nuevo pianista de hotel para entretener a la gente que sigue pasando.
El pianista de hotel sabe, si es un buen pianista de hotel, qué temas disfrutan los pasajeros mientras se toma un trago o esperan las maletas. Si es un mal pianista de hotel, durará poco.
El pianista de hotel tiene, gracias a su trabajo de pianista de hotel, un dinero asegurado para fin de mes. Esto es muy importante, porque de esta manera él siente que vive de lo que toca: aunque toca sin que nadie lo escuche bien.
El pianista de hotel juega a creer que tiene mucho público, que los asistentes se renuevan, que le piden autógrafos y él le cuenta a sus amigos de las miles de visitas que recibe a diario. Pero el pianista de hotel, si no le falla un tornillo, al final del día sabe que toda esa abultada audiencia no le pertenece».