¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Bueno Rosa, bajo mi punto de vista no creo que echasen balones, simplemente explicaron la situación que hay en sus lugares de trabajo ahora mismo, que no es la panacea pero es digna, dentro de la que está cayendo. En este caso, concretaron, no generalizaron. Más que echar balones fuera, jugaron al fútbol como saben y los demás nos dedicamos a jugar al balonazo, con el que se ganan partidos pero no la Liga.

  2. Dawson, es cierto, lo de «pardilla» contar la vida por parte de Javier es bastante exposición. Aún así, como suele pasar siempre, la culpa no suele ser de los que van a dar la cara en las charlas.

    Por otro lado, a mi lo de horarios, responsabilidad, etc… en muchos casos depende de la forma de ser de la gente. Muchas veces es cómodo seguir la pauta. ¿Dónde queda la ambición, las ganas de demostrar, volcarse en el trabajo? A mi me encanta lo que hago.

  3. Antes de nada un saludo a todos y decirte Rosa que me ha encantado el tema y el planteamiento que se hace. No puedo hablar de la precariedad laboral en el periodismo dado que para empezar no soy periodista y no puedo opinar al respecto. La precariedad laboral en general ha existido siempre y por desgracia sigue existiendo en todas las profesiones; en unas más demandado que en otras.
    Como bien manifiesta algún compañero de los medios eso no es justificación para heredar un mal vicio, mala costumbre o malas prácticas. Pero si de veras quiere cambiarse algo debe pasar por la denuncia social Y JUDICIAL. La explotación está ligada siempre a una falsa justificación económico-empresarial por una mala gestión empresarial o un exceso de ambición en la cuenta de resultados.

    Salu2 y gracias por el aporte.

    Vador