¡Deja un comentario!

Comentario

16 Comentarios

  1. Vaya tela…cómo me cansa la mente retrógrada de alguna gente. Estamos en un momento de cambio y nos va a tocar la peor parte hasta que la Red empiece a verse como algo normal. Otra cosa es el consumo que haga cada persona. Sin embargo, ¿realmente eso le importa a alguien? En una sociedad tan hedonista que Twitter dañe la salud o no es lo de menos…primero habrá que hacer el cambio de sociedad, ¿no? Saludos!!

  2. Esos expertos deben ser familia próxima de los que en el siglo XIX decían ante el invento de los automoviles, que el cuerpo humano no soportaría ir a una velocidad de 40 kms/h y se deintegraría.

  3. No creo que Twitter dañe «gravemente» la salud, lo que si creo es que para estar en Twitter escribiendo «que es lo que estoy haciendo en este momento» tenés que estar muy al pedo.

  4. Fede, hace mucho que Twitter no se usa para eso o al menos no solo para eso. La gente da noticias, recomienda enlaces, se comunica con amigos y, en general, usa Twitter para una infinidad de cosas que ni su creador había imaginado.

  5. Saludos estimada Rosa!

    Definitivamente para hacer dicha afirmación se debe vivir en un siglo diferente al nuestro, es simple NO ENTIENDEN LA HERRAMIENTA (como tú lo dices). Sin embargo, lo que si creo justo y acertado es tal vez decir que twitter podría causar cierto efecto negativo (como toda tecnología) cuando no se la usa correctamente, cuando no hay una adecuada alfabetización digital… pero eso no es una novedad. La Internet puede ser potencialmente beneficiosa para el ser humano como altamente perjudicial (Y repito eso no es una novedad). Eh ahí! que tenemos que comprometernos a trabajar por la causa (uso adecuado de la tecnología) ;)

    Buen día!

  6. No, no, Rosa. Mary Helen es experta en procesos cognitivos, osea en cómo la forma en que leemos o «vemos» la información afecta a la manera en que la información es procesada por nuestro cerebro.

    Ni el artículo de CNN que enlazas ni ella dicen que twitter sea «malo para la salud».

    Dice que si niños y púberes se acostumbran a leer las noticias al modo del que en la redacción recibía los «cables» (titulares breves y muy rápidos sin contexto), su «filtro moral», el mecanismo mediante el que juzgamos qué significan las cosas por como afectan a otras personas, no tiene tiempo para funcionar.

    Es decir, pura y simplemente, la información descontextualizada y resumida a titular, anestesia moralmente a los niños. Por eso lo que dice MH es que leer titulares que van saliendo uno tras otro a gran velocidad por el lector RSS sin darnos tiempo a pensar qué significan realmente, hace que acostumbremos a los niños a recibir las noticias desde una distancia emocional y moral que seguramente no sea buena.

  7. Joer, David, sí sé leer, pero… ¿y lo que mola ser amarillista? Por un lado, le puedo dar la razón, de hecho ignoro la estructura de las conexiones neuronales de los críos, pero también creo que la gente no es tan tonta. La gente sabe discernir y adaptarse. Hace unos años muchos usos que hacemos ahora ni los imaginábamos.
    También reconozco, que con tanta info por tantos canales, cada día es más difícil concentrarse y hay que estar alerta siempre para diferenciar el grano de la paja.

  8. Es lo que ocurre siempre cuando una herramienta o utilidad de Internet tiene éxito. Es como todo, en su justa medida, Twitter no daña la salud ni crea adicción, aunque sí que «engancha» ;-).

    SaludoX.

  9. Chati, la gente es amarillista y tú pelín integrista ¿quién es la gente, a ver? ¿los menores cuyo sistema de valores se está formando? ¿los lerdos que andan echándose la culpa del asesinato de la chica de Sevilla, usando todos el tuenti para decir sandeces? ¿A qué gente te refieres? porque yo conozco una salvajá de «gente» mermada de discernimiento y no te digo ya de entendimiento.

    Y eso de que la gente se adapta… ¿es que no me lees a Punset?? La gente se adapta lo justo, que seguimos con el mismo cerebro que el homo sapiensa. No veo yo mucho adaptado por ahí, sino más bien haciendo que se adapta.

    Además, y si a la gente no le sale de las narices adaptarse a tontadas como el Twitter -como a una servidora- ¿qué vais a hacer con nosotros? ¿mandarnos a un campo de re-educación? Así empezó Mao y mira como acabó la cosa.

    Besos,