en Las chicas son guerreras, Periodistas

La verdades de Rosa María Calaf

Y ¿qué hay que decir?

Que el periodismo está derivando hacia la espectacularización, la frivolización, la banalización. Se tiende a incumplir el objetivo del periodismo, que es informar con rigor y en función de la importancia que tengan los temas para el ciudadano. Sobre todo en televisión, hacemos más espectáculo que información. Esta cultura del todo vale… no me vale.

¿Ha pasado miedo?

Sí, pero es algo que quiero desmitificar. El peligro no tiene mérito porque la de periodista es una profesión de riesgo, como la de policía o la de bombero. El periodista va al conflicto porque quiere, nadie le obliga. La única y vital exigencia es exigir a las empresas ir con los medios adecuados, no en precario ni sin experiencia

¿Ha coincidido con muchos compañeros en esas situaciones precarias?

La mayoría, porque hay muchos medios que presumen de sus corresponsales o enviados y los mandan sin ningún tipo de apoyo técnico, sin equipo, sin preparación previa. Exprimen la buena voluntad, el entusiasmo, las ganas de trabajar de esta gente joven que se la juega para tirar para adelante.

Rosa María Calaf en una entrevista este domingo en Público.