en Libros, letras y sueños de papel, Media

El futuro de la prensa

Este domingo John Carlin escribió un interesante reportaje sobre el momento revolucionario que viven los medios con a llegada (hacía tiempo pero parece que se dan cuenta ahora) de Internet.

En «El momento crucial» me llaman la atención algunos párrafos:

Nunca ha habido una mejor época para hacer periodismo escrito, y nunca ha habido una peor para ganarse la vida ejerciéndolo

La idea, que Bennett apoya de manera entusiasta, es que la fusión de los dos tipos de cerebros, los del periodismo clásico y el digital, ayuden a crear un nuevo modelo viable.

El gran consuelo del periodista, o del que aspira a serlo, es que lo que él hace no es una moda fugaz. Ha existido y ha estado en ininterrumpida demanda desde mucho antes de la aparición de Internet; mucho antes de la primera imprenta; mucho antes, incluso, que la invención de la rueda. Hace 30.000 años había un grupo familiar o tribal que se sentaba alrededor de un fuego en una cueva. Y ese grupo tenía necesidad de oír las noticias del día o de la semana o del mes. No tenían fotógrafos, pero sí especialistas que cumplían el mismo papel: los que dibujaban la caza del mamut en la pared. No tenían periodistas, escritores como los de hoy, pero sí contadores de historias

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Es curioso como Carlin pone el acento sobre los contadores de historias (¿sentido amplio de periodista? no sé). En el mismo artículo también dice:

    «The Guardian arrasa en Internet porque tiene grandes contadores de historias, no sólo ‘cracks’ de Yahoo»