en A flor de piel, Media

Denuncia

Lo anterior viene a cuento de una excelente serie de reportajes que publica este mismo periódico sobre la esclavitud a que son sometidas miles de prostitutas. Esos reportajes nos dignifican por partida doble: porque para denuncias de este tipo sirven los periódicos, y porque demuestra que, por más que les necesitemos, no nos achantamos ante nuestros anunciantes.

El lector habrá notado que, en crisis las inmobiliarias y en horas bajísimas el consumo, los pequeños anuncios de prostitución son una importante, casi vital fuente de ingresos para los periódicos. Me parece una lástima que publiquemos esos anuncios y promocionemos la prostitución. Pero al mismo tiempo la denunciamos, o denunciamos una parte de ella. Algo es algo.

Vía | Enric González en EL PAÍS

Deja una respuesta a Rosas Verdes Cancelar respuesta

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Lo siento, pero me ha parecido una ‘excusatio non petita’ casi infantil.

    El País lo que tiene que hacer es cerrar los anuncios, o asumir su parte de responsabilidad. Estas medias tintas, solo hacen que abundar en la vergüenza.

    Saludos

  2. Luis, precisamente a las putas les ‘imponen su modo de vivir’ los malnacidos que las obligan a prostituirse.

    La prostitución consentida es un porcentaje despreciable. Mucho ‘Pretty Woman’ me da que has visto tú.

    Joer, Rosa, qué equilibrios te tocan …

    Un beso

  3. La prostitución siempre ha existido y es, siento decirlo , necesaria.
    La cuestión ,y creo que me entendereis, es si es una opción vital, o es una opcion basada en la coacción de una oragnización o una persona. Eso es lo chungo.

    Practicar la prostitución sin desearlo; eso es esclavitud. Ninguna otra cosa.
    Y cualquier forma de exclavitud es detestable.Vomitiva.

    Quizas los periodicos deberian asegurarse de que la mujer o el hombre ,que quiere anunciarse para prostituirse, lo hace porque le gusta o quiere llevar una vida promiscua y ganar dinero con ella.
    Habría que detectar esa sutileza en los anuncios…Pero ¿Quien le pone el collar al perro? Cuando lo habitual es mentir , y más en estos asuntos de prostitución en que suelen apoyarse muchas mafias…
    Ante la duda.
    ¿Quien es una protituta libre? o
    ¿Quien es un chapero libre?…
    Si alguien es capaz de saberlo que continuen los anuncios.

  4. Alberto y cómo, según tu, puede asegurarse un periódico de si su anunciante actúa libremente o coaccionado, me lo explicas por favor. A ver si logro entender tu argumentación.

  5. Ese es el reto.
    Yo hago lo facil ,que es hacer preguntas.
    No obstante existe una figura,que funcionaba muy bien en las tres mil viviendas de Sevilla,que se llama trabajador social.Que el periodico cuente con esos especialistas para que valoren la realidad de la protituta o el chapero que se anuncia.
    ¿Puede que la respuesta este en los trabajadores sociales?
    Estos, en el caso de las tres mil viviendas, eran los que daban el visto bueno para que el «marginado»o «marginada» del barrio recibiese la ayuda familiar.
    Pues algo parecido.
    Un trabajador social de los prostibulos, prostitutas y chaperos que se anuncian en los periodicos.

    Quizas pueda darte más respuestas en breve. Las que se me ocurran.