en PTlife, Tecnología

Google homenajea al Tetris

Me gustaba el juego pero no iba mucho a los recreativos. Cuando tuve -en realidad era de Fany- Gameboy, el primero, el de la tonalidad verde en la pantalla me enganché totalmente me volví loca con el Tetris. Mi abuelo se enfada porque no le hacía caso. Me dejaba la paga en pilas; terminé comprando un adaptador a la red para jugar así.
Por la noche, al cerrar los ojos, seguían cayendo fichitas en mi cabeza y me costaba conciliar el sueño.

Llegué a pasármelo. Ponía modo B en la GameBoy, escogía 10 de velocidad y 10 en dificultad de fichas y trataba de emplear toda mi audacia para conseguir 25 líneas y no perder. Lo hice varias veces y me sirvió para comprender qué era lo que hacía. En realidad, estabas encajando las piezas para enviar un cohete. Antes, salía brevemente un montón de muñequitos con pinta de rusos y bailaban.

Tras aquella experiencia, dejé los videojuegos. Pasé a ser jugadora “social”. Me refiero a que lo hago con más gente, como en el SingStar o la Wii pero me siento bastante culpable si empleo mi tiempo en videojuegos.

25 años después del nacimiento de este adictivo juego, el amo y señor de los puzzles, Google le rinde tributo cambiando su logo.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Anda, yo pensaba que era el único al que le había quitado el sueño encajar en su cabeza las absurdas piezas de cuatro cubos. Es increible el Tetris, más simple que el mecanismo de un botijo y adictivo como una droga.
    Un abrazo