en Made in USA, PTlife, Un paseo por Manhattan

La atención de un portero

No me refiero al de la Selección USA, ni a Donovan que es también de los buenos en el soccer, sino al portero del edificio que habito. Son varios, pero uno de ellos es filipino. Habla en inglés, comprende español y se lamenta por no haber estudiado más nuestro idioma en la escuela de su país.

Hoy, al volver a casa, me dijo que acababa de ver a Ricky Rubio en Central Park South. No entiende que, aún siendo quinto en lugar de tercero cómo vaticinaban, no tenga claro si quedarse o no en USA. Me lo dejó claro: «Es un privilegio tener ese puesto en el draft. Muchos ni lo soñarían. Aunque ahora no gane dinero, es una oportunidad».

Tiene razón, en la tierra de las oportunidades, el tren pasa, por supuesto, pero una vez. Quizá dos…